Un presunto ataque estadounidense mató a dos extremistas en una región pakistaní junto a la frontera con Afganistán, dijeron el sábado funcionarios de inteligencia de Pakistán.

Fue el quinto ataque de este tipo efectuado en Pakistán en menos de dos semanas.

Los funcionarios indicaron que un par de misiles hicieron blanco en una motocicleta cerca de la aldea de Dogh, en Waziristán del Sur, matando a los dos insurgentes que iban en ella. Los funcionarios dijeron que los dos insurgentes fueron atacados cuando abandonaron su presunto escondite en Dogh, a unos seis kilómetros (4 millas) al sur de la aldea principal, Wana. Los funcionarios hablaron a condición de preservar el anonimato porque no estaban autorizados a declarar a la prensa.

El ataque parece parte de la estrategia estadounidense para destruir refugios de al-Qaida y el Talibán en las regiones tribales paquistaníes. El programa encubierto es fuente de fricciones entre Washington e Islamabad.

Pese a las demandas de Pakistán de que cesen esos ataques, Estados Unidos ha disparado numerosos misiles en el noroeste de Pakistán desde el 2008. Estos ataques han sido dirigidos contra los integrantes de al-Qaida y el Talibán en la región. En privado, muchos militares paquistaníes al parecer respaldan el programa de los aviones teledirigidos.

Estados Unidos raramente habla del programa de los aviones no tripulados, aunque las autoridades dijeron en privado que esos ataques mataron a mandos del Talibán y al-Qaida.

La continuidad de los ataques, empero, ha complicado las negociaciones entre Islamabad y Washington sobre la reapertura de las rutas de abastecimiento de la tropa de la OTAN en Afganistán. Pakistán cerró esos accesos hace seis meses en represalia por los ataques estadounidenses, que mataron a 24 soldados de Pakistán junto a la frontera afgana.