La temporada lluviosa que afecta a Honduras desde hace dos semanas ha dejado siete muertos y más de 3.000 afectados, informó hoy la estatal Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

Una fuente de la Copeco dijo a Efe que la séptima víctima fue identificada como Elvin Contreras, de 31 años, del departamento caribeño de Colón, que había desaparecido desde el pasado 30 de mayo cuando intentaba cruzar un río en ese sector.

La Copeco había reportado hasta el miércoles seis víctimas de las lluvias, que en su mayoría murieron soterradas o arrastradas por ríos crecidos.

Unas 3.147 personas han resultado afectadas como consecuencia de las precipitaciones, mientras que 301 viviendas han sufrido diversos daños, incluida 76 totalmente destruidas, de acuerdo con la información oficial.

Las fuertes lluvias han afectado a nueve de los 18 departamentos hondureños, siendo Olancho y El Paraíso en el oriente, y Yoro (norte) los más golpeados.

La Copeco decretó el viernes, por 72 horas, una alerta amarilla (preventiva) en Tegucigalpa y en los departamentos de Olancho y El Paraíso (oriente) y Yoro (norte), a causa de las precipitaciones.