El presidente de Siria Bashar Assad dijo el domingo que su país enfrenta una "guerra real" y culpó a fuerzas externas por la crisis.

Assad está hablando ante el Parlamento, en momentos en que el país parece al borde de la guerra civil.

Dijo que la nación pasa por su momento más crítico desde el colonialismo.

Su mensaje fue similar al de discursos previos, en los que atribuyó a terroristas el alzamiento popular que comenzó en marzo del año pasado.

El último discurso de Assad fue el 10 de enero. Sus comentarios el domingo serán los primeros desde la masacre hace una semana en la región central de Houla de más de 100 personas, casi la mitad de ellas niños.

La oposición y el gobierno se han acusado mutuamente a los asesinatos.