Una funcionaria de las Naciones Unidas dijo el sábado que no debería haber amnistía alguna por los delitos graves cometidos en Siria, incluso si la amenaza de encausamiento motiva a los miembros del régimen a aferrarse al poder a toda costa.

Preguntada si el presidente Bashar Assad debería recibir un salvoconducto para que abandone el poder a cambio de buscar refugio en otro país, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos Navi Pillay dijo que los líderes internacionales que buscan la paz quizá se inclinen por "soluciones políticas expeditivas como la amnistía o no acudir a la justicia".

Empero, dijo que conforme al derecho internacional sería un error.

"No puede haber amnistía por delitos muy graves", dijo a The Associated Press en una entrevista en Bruselas. "Por ello mi mensaje es muy claro: se debe delimitar las responsabilidades".

Los abogados del ex presidente libio Charles Taylor, sentenciado el miércoles por el Tribunal Especial para Sierra Leona a 50 años de cárcel, dijeron que una larga condena tendría para Assad efectos disuasorios.

Courtenay Griffiths, abogado de Taylor, criticó al tribunal por no considerar la decisión de Taylor de renunciar tras su encausamiento en el 2003.

"¿Qué ejemplo confiere al presidente Assad?", preguntó Griffiths. "Quizá sea: si eres un líder en funciones y la comunidad internacional quiere deshacerse de ti, te asesinan como a Gadafi, o te aferras al poder hasta el final". El dictador libio Moamar Gadafi fue linchado por una turba en octubre.

En Doha, el líder del grupo opositor exiliado sirio más importante dijo el sábado que recibiría con agrado una intervención militar árabe para terminar con los ataques del régimen de Assad contra las fuerzas insurgentes y civiles sirios.

Los activistas dijeron que 13.000 personas han muerto a causa de la represión de Assad desde el levantamiento popular que comenzó en marzo del 2011. Un año después, la ONU cifra los muertos en 9.000, pero desde entonces han muerto muchos más.

El presidente del Consejo Nacional Sirio, Burhan Ghalioun, formuló los comentarios antes de un encuentro de cancilleres de la Liga Arabe, que analizaron la situación siria, incluyendo la matanza de la semana pasada de más de 100 personas en Houla.

Las naciones del Golfo de Arabia dijeron que países como Arabia Saudí y Catar prometieron fondos para ayudar a los insurgentes sirios, aunque sin pruebas directas de que los guerrilleros estén ahora mejor pertrechados. Empero, la Liga Arabe no parece dispuestas a enviar sus soldados a Siria.

El enviado especial de la ONU a Siria, Kofi Annan, se encuentra igualmente en Doha.

___

Brian Murphy contribuyó en Dubai a este artículo.