El alcalde peruano que fue detenido el miércoles por apoyar las protestas antimineras en la región Cuzco, Óscar Mollohuanca, permanecerá cinco meses en prisión preventiva, confirmó hoy la Corte Suprema de Justicia en un comunicado.

La decisión se tomó en la audiencia del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de la región Ica y se justificó al considerar que cinco meses es "un plazo prudente y razonable" para que se concluyan las investigaciones.

Mollohuanca, alcalde de la provincia de Espinar, fue uno de los rostros visibles de la protesta contra la minera de cobre Xstrata, cuyos enfrentamientos con la Policía causaron la muerte a dos manifestantes, decenas de heridos y detenidos en su yacimiento de Tintaya.

"Es una prisión política. Seguramente por la presión desde arriba, porque aquí se juegan varios intereses. Por ejemplo, de las empresas mineras", aseguró Mollohuanca a los periodistas a la salida de la audiencia.

El alcalde es acusado de delitos contra la seguridad pública, atentado contra la seguridad común, entorpecimiento al funcionamiento de los servicios públicos, disturbios y apología al delito.

Los manifestantes antimineros reclaman un mayor aporte de Xstrata a la comunidad, para que suba de un 3 % a un 30 %, y exigen que se evalúe la posible contaminación de sus ríos.

La autoridad provincial fue trasladada el penal Cristo Rey de Cachiche en Ica pese a que sus abogados interpusieron un recurso de nulidad a la resolución.

El viernes pasado, el ministro de Justicia, Juan Jiménez, señaló que el traslado del alcalde, de Cuzco a Ica, era legal porque se debía a una ampliación de competencias por los violentos sucesos en Espinar.