Dos socorristas extranjeras y sus dos colegas afganos fueron rescatados en una operación antes del amanecer del sábado tras haber estado cautivos por extremistas casi dos semanas en una cueva en el norte de Afganistán, informaron autoridades.

El primer ministro británico, David Cameron, encomió la operación "respiro", que aprobó la tarde del viernes ante una gran inquietud por la seguridad de los rehenes, de los cuales uno era la británica Helen Johnston, de 28 años.

Johnston fue secuestrada el 22 de mayo junto con la keniana Moragwe Oirere, de 26 años, y los dos afganos mientras visitaban centros de asistencia en la provincia de Badakhshan. Los cuatro trabajan para Medair, una organización humanitaria no gubernamental basada cerca de Lausana, Suiza.

La operación fue ejecutada por soldados británicos en cooperación con otras fuerzas de la OTAN y de Afganistán, indicó Cameron a los periodistas frente a su residencia oficial en 10 Downing Street en Londres. Afirmó que fue "extraordinariamente difícil" la decisión de realizar la operación, que implicó una "larga marcha" sin ser descubierta.

Los cuatro rehenes fueron rescatados sanos y salvos. Ningún soldado británico fue herido y varios milicianos y secuestradores del Talibán fueron muertos, dijo Cameron.

Las autoridades afganas informaron que siete extremistas fueron muertos durante la operación, que comenzó alrededor de la una de la mañana.

El teniente coronel Jimmie Cummings, vocero de la coalición, dijo que un equipo de rescate en helicóptero llegó al lugar antes del amanecer y confirmó la presencia de los rehenes.

"Los secuestradores estaban armados con metralletas de grueso calibre, granadas lanzadas con cohetes y fusiles AK-47", aseguró Cummings. "Estaban secuestrados por un grupo terrorista armado con vínculos con el Talibán".

Shams ul-Rahman, vicegobernador de la provincia de Badakhshan, dijo que los rehenes estaban cautivos en Gulati, una aldea del distrito de Shahri Buzurg. Es un área montañosa y boscosa cerca de la frontera con Tayikistán, en el extremo norte de Afganistán.

La familia de Johnston y el grupo Medair expresaron satisfacción por la liberación de los secuestrados.

En otras partes del país, cuatro policías afganos murieron en dos explosiones el viernes por la noche y el sábado por la mañana en Taein Kot, capital de la provincia de Uruzgan, en el sur de Afganistán. Gulab Khan, director del departamento de investigaciones criminales de la provincia, dijo que el ataque del sábado hirió a dos policías.

___

El redactor de la Associated Press Mirwais Khan en Kandahar contribuyó en la información.