El ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota, aseguró hoy que su país es uno de los que más apoya el plan de paz del enviado especial de la ONU para Siria, Kofi Annan, y atribuyó a malentendidos el que se cuestione su interés en detener la violencia en esa nación.

"El apoyo de Brasil al plan de paz y al relator Kofi Annan tal vez sea mayor que el de Estados Unidos", dijo Patriota en una rueda de prensa que dio hoy en Río de Janeiro tras su reunión de trabajo con el canciller venezolano, Nicolás Maduro.

"Brasil apoya desde un comienzo la misión de Anann y su plan de paz de seis puntos, incluso porque (el plan) rechaza una intervención militar (extranjera) en el conflicto", agregó Patriota, quien dijo esperar que su declaración ponga fin a cualquier malentendido.

El ministro se refirió expresamente a unas declaraciones hechas la víspera por el secretario de Estado adjunto para asuntos de prensa de EE.UU., Mike Hammer, en el sentido de que Washington espera ver "más acción" por parte de Brasil en el esfuerzo de la comunidad internacional para detener la violencia en Siria.

"Queremos ver actividad en el Consejo de Seguridad de la ONU, y queremos que Brasil sea parte de ello", dijo Hammer ayer en una conferencia de prensa en Washington, en la que pidió "más apoyo" al plan del enviado especial de la ONU y más esfuerzos de Brasil para presionar a (el presidente sirio Bachar) al Asad y sus militares".

Brasil, que defiende el diálogo y la negociación para buscar una solución a la crisis, se opone a las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Siria por los ataques a civiles y rechaza cualquier tipo de sanción unilateral.

"Si la misión de Kofi Annan llega a sugerir que se adopten sanciones, como un embargo de armas, y la ONU las aprueba, es lógico que Brasil las incorporará", admitió Patriota.

El ministro brasileño alegó que una intervención militar en Siria sería "catastrófica".

Según Patriota, Brasil no sólo respalda la misión de la ONU sino que también apoyó ayer la resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que pide una investigación "integral, independiente y sin restricciones" de la matanza perpetrada el pasado 25 de mayo en la localidad siria de Hula, donde murieron un centenar de civiles.

En diferentes declaraciones Patriota ha defendido el diálogo como forma de evitar un conflicto más grave ante la posibilidad de que Siria cuente con armas de destrucción masiva.

"Algún tipo de diálogo es fundamental porque Asad tiene armas de destrucción masiva. Un conflicto sería catastrófico", aseguró, el ministro en una reciente entrevista a un portal brasileño.