La banda estadounidense Wilco, que ayer fue cabeza de cartel del Festival Primavera Sound de Barcelona y reunió a miles de personas, actuó hoy ante una cincuentena de espectadores en una tienda discos de 60 metros cuadrados de la ciudad.

En la calle se quedaron muchos admiradores de la banda, que tras hacer cola pacientemente durante toda la mañana tuvieron que admitir que iba a ser imposible entrar.

"Esto podría haber sido una avalancha de gente, pero hemos mantenido el tema en secreto hasta anoche, cuando alguien lanzó el primer 'tuit'", comentó hoy a Efe el promotor de la idea y director del sello Pias, Gerardo Cartón.

A pesar del reducido espacio, Jeff Tweedy se presentó con toda la banda y al fondo del local los técnicos del grupo colocaron como pudieron dos teclados, una batería portátil, tres guitarras y un bajo.

"Wilco suele tocar en tiendas de discos y quería aprovechar su vista a Barcelona para hacerlo una tienda, lo que no sabían es que era tan pequeña", refirió Cartón.

El establecimiento escogido fue "Revolver", un pequeño local situado en el corazón del Raval que, a lo largo de sus muchos años de existencia se ha ganado la etiqueta de "tienda de referencia".

"Es el mejor sitio donde podían tocar porque aquí hemos creído en Wilco desde el principio, cuando nadie los conocía", aseguró uno de los dueños del negocio, Jesús Moreno.

Lo cierto es que los que se quedaron en la calle hubieran preferido un lugar más grande y los que estaban dentro hubieran agradecido un espacio más cómodo, porque el aire acondicionado no funcionaba y el calor era asfixiante.

No obstante valió la pena pasar calor y estrecheces ya que Wilco no se limitó a "enseñar la patita" sino que ofreció un recital de casi una hora de duración en el que interpretó una decena de temas, entre ellos "California Stars", "Metal drummer" y "The whole love".

Es sabido que al líder de la banda le gusta tocar en espacios reducidos, pero probablemente hacía mucho tiempo que no lo hacía en un lugar tan pequeño.