Un comando de insurgentes equipado con chalecos con explosivos atacó hoy una base de la misión afgana de la OTAN (ISAF) en el este de Afganistán y ha provocado varios heridos, informaron a Efe fuentes militares y policiales.

El jefe regional de la Policía, Sardar Mohamed, dijo a Efe que al menos seis civiles han resultado heridos y cuatro insurgentes han perdido la vida en el incidente, que "todavía continúa".

El ataque fue lanzado en torno a las 13.00 hora local (08.00 GMT) contra una base militar aliada en la zona de Sara Bagh, situada en las afueras de la ciudad de Khost, capital de la provincia homónima.

La ISAF explicó en un comunicado que fuerzas internacionales y afganas respondieron al ataque lanzado por los integristas y acabaron con la vida de 14 de ellos.

Consultado por Efe, un portavoz de este organismo aseguró que ningún soldado de las fuerzas extranjeras -estadounidenses en este caso- falleció a causa de la ofensiva, aunque no quiso dar más detalles sobre el incidente.

Los talibanes se atribuyeron la acción y afirmaron que 16 militares de la ISAF murieron en la misma, según varios medios afganos.

"Un suicida introdujo una camioneta con explosivos en la base y se empotró contra un comedor donde unos extranjeros estaban comiendo. Después, un grupo de talibanes abrió fuego", dijo un portavoz talibán, Zabiulá Muyahid, citado por la agencia local AIP.

Los ataques de la insurgencia son especialmente frecuentes en el cinturón suroriental del país, donde predomina la etnia pastún, caladero de los talibanes.