El ministro hondureño de Seguridad, Pompeyo Bonilla, afirmó hoy que seis altos jefes de la Policía fueron separados temporalmente de sus cargos, a solicitud del Consejo Nacional de Seguridad Interior (Conasin), y que serán sometidos a "pruebas de confianza".

Bonilla dijo que la Secretaría de Seguridad "ya emitió" los nombramientos de los jefes policiales temporales y que los policías retirados "serán sometidos a pruebas de confianza".

Los altos jefes de la Policía separados de sus cargos son: Joaquín Mejía, director de la Policía Preventiva; Héctor Suazo, jefe de la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación (DNSEI) y su subdirector, Armando Zúñiga.

Además,Félix Villanueva, jefe de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC); Randolfo Pagoada, de la Dirección Nacional de Tránsito y Abraham Figueroa, de la Dirección de Servicios Especiales Preventivos.

El alto funcionario indicó que el director interino de la Policía Preventiva es el comisionado Alex Villanueva, mientras que en la DNSEI se nombró al comisionado Santos Rodríguez Flores y como subdirector el subcomisionado Alcides Santos.

Añadió que la titularidad temporal de la DNIC la ejercerá el comisionado Avencio Atilio Flores y en la Dirección Nacional de Tránsito se nombró al comisionado Óscar Armando Gómez.

En la Dirección de Servicios Especiales Preventivos de la Policía será juramentado el comisionado Óscar Ismael Colindres.

Agregó que los cambios son de "manera interina, mientras se realiza el proceso de selección" por las autoridades de la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP), aunque no dio detalles sobre la duración de la "prueba de confianza".

La separación de los seis altos jefes de la Policía se da días después que el presidente hondureño, Porfirio Lobo, juramentó a Juan Carlos Bonilla, como director de la Policía Nacional, tras destituir a Ricardo Ramírez del Cid.

El pasado 22 de mayo, Ramírez del Cid fue destituido, horas después que Bonilla confirmó que Miguel Ángel Álvarez, un policía que está implicado en el secuestro y asesinato del periodista Alfredo Villatoro, que cumple una condena por homicidio, seguía recibiendo salario de la Policía Nacional.

Villatoro, quien era coordinador de noticias de la radio HRN, una de las más importantes en Honduras, fue secuestrado el 9 de mayo y asesinado el 15 de mayo de dos balazos en la cabeza.

Desde octubre pasado, Lobo ha destituido a dos directores de la Policía, tras la implicación de un suboficial y varios agentes de la institución en el asesinato de dos jóvenes universitarios, uno de ellos hijo de la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), Julieta Castellanos.

José Luis Muñoz fue el primer director de la Policía destituido a finales de octubre de 2011.

La Policía hondureña está en un proceso de depuración desde noviembre pasado por la implicación de agentes y oficiales en varios delitos, incluidos crímenes, narcotráfico y robo de vehículos, entre otros.