La campaña reelectoral del presidente Barack Obama sufrió un revés el viernes cuando un informe económico reveló que en mayo se crearon solo 69.000 empleos, la menor cifra en un año, y que la tasa del desempleo subió por primera vez en once meses.

El índice mensual de desempleados, que se da a conocer el primer viernes de cada mes, es el barómetro económico dominante este año. También es un indice para tantear las fortunas políticas de Obama y su rival republicano Mitt Romney a pocos meses de unas elecciones presidenciales de noviembre que dependen de los vaivenes de la recuperación económica.

Romney dijo que el informe es una "noticia devastadora" para los trabajadores y sus familias.

"Parece como que estuviéramos retrocediendo. Podemos hacerlo mucho mejor", afirmó el candidato republicano en una declaración.

Es el primer informe desde que Romney se aseguró la candidatura de su partido. También se dio a conocer mientras Obama se encontraba en Minnesota para promover su propuesta de expandir las oportunidades laborales para los veteranos de las fuerzas armadas y recaudar fondos para su campaña.

El presidente admitió que la economía no está creando empleos "con la rapidez que quisiéramos" pero aseguró que mejorará. "Tenemos mejores días por delante".

Mientras tanto crecía la ansiedad mundial por las consecuencias de la crisis de la deuda en Europa, que podría frenar la recuperación económica en Estados Unidos.

El desempleo subió al 8,2% en mayo. Ningún presidente desde la Gran Depresión ha buscado la reelección con una tasa tan elevada, y presidentes anteriores han perdido con el desempleo en aumento.

Romney busca que la elección sea un plebiscito sobre los tres años y medio de Obama en la Casa Blanca. Obama por su parte quiere que sea la opción entre dos visiones nacionales diferentes.

Aunque es un indicador impreciso sobre el desempeño económico, la cifra del desempleo de todos modos es una marca sobre el costo humano de una economía débil.