La policía antidroga destruyó 245 factorías caseras de cocaína, detuvo a 7 personas y destruyó pistas clandestinas de una red de narcotraficantes, se informó el viernes oficialmente.

Una operación policial concluyó el jueves en varias localidades rurales del norte de la provincia oriental de Santa Cruz, informó el viernes el director de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN), coronel Gonzalo Quezada.

Santa Cruz es la provincia más extensa de Bolivia y es el principal reducto de narcotraficantes nacionales y extranjeros que trafican cocaína hacia la vecina Brasil, según informes oficiales.

La policía destruyó con explosivos una pista de aterrizaje de tierra de mil metros y otras más pequeñas en medio de la selva desde donde los narcotraficantes sacaban cocaína en avionetas, dijo Quezada en un informe a reporteros en Santa Cruz.

Una decena de fiscales y 300 efectivos participaron en las redadas en alrededores del poblado rural de San Germán a 460 kilómetros al este de La Paz donde operaba una banda liderada por un colombiano y un boliviano que no pudieron ser capturados, según el informe policial. No fueron difundidas sus identidades.

La policía confiscó una lujosa vivienda al presunto jefe colombiano de la banda y una veintena de vehículos motorizados, y químicos para elaborar droga y cocaína.

En lo que va del año, la policía antidroga decomisó en todo el país 17 toneladas de la droga y detuvo a 1.572 personas, 29 de ellos brasileños, 26 peruanos, 15 argentinos y 10 colombianos. La mayoría son bolivianos.

Brasil es el principal destino de la cocaína boliviana.