El presidente de Bolivia, Evo Morales, invitó hoy a través de una carta a Rafael Correa a la 42 Asamblea General de la OEA que comenzará este domingo en la ciudad central de Cochabamba, en la que el mandatario ecuatoriano mostró su interés de participar, informó el Palacio de Gobierno.

Correa, que declinó asistir a la Cumbre de las Américas celebrada en abril pasado en la ciudad colombiana de Cartagena en protesta por la exclusión de Cuba, mostró su interés de participar en la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Bolivia, explicó Morales, según un comunicado de prensa oficial.

"Convencido que su presencia realzará este histórico acto, en el que nos encontraremos dos países hermanos de nuestra América para analizar las problemáticas comunes de nuestros pueblos, tengo el honor de invitarlo a participar de ese encuentro hemisférico", dice Morales en la carta difundida por el Palacio de Gobierno en La Paz.

El gobernante ecuatoriano ha acusado varias veces a la OEA de estar dominada por Estados Unidos y es partidario de reemplazarla con entidades como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) o la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

Correa ha sido especialmente crítico con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un organismo autónomo de la OEA, y ha pedido el traslado de su sede de Washington a Panamá.

En marzo pasado, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, anticipó que su país planteará el cambio a representantes del organismo en la Asamblea General en Cochabamba.

Su homólogo boliviano, David Choquehuanca, reveló en entrevistas publicadas el fin de semana en La Paz que en el cónclave se evaluará el desempeño de los mecanismos de la OEA, como la CIDH, para luego "tomar medidas".

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, llegó hoy a Cochabamba para asistir desde el domingo a la Asamblea del organismo, que analizará la "Seguridad Alimentaria con Soberanía en las Américas" como tema principal.

El chileno Insulza fue recibido en el aeropuerto de Cochabamba por el embajador boliviano en la OEA, Diego Pari; el gobernador de esa región, Edmundo Novillo, y el alcalde Edwin Castellanos.