El ministro venezolano de Energía Eléctrica, Héctor Navarro, exhibió hoy una serie de fotografías que dijo prueban el sabotaje que el Gobierno del presidente Hugo Chávez denuncia contra la red energética desde hace cuatro años.

Las fotografías muestran turbinas, transformadores y otras máquinas incendiándose "por el uso de fósforos", cables de alta tensión cortados y también torres derrumbadas tras sufrir el retiro premeditado de tornillos y tuercas, entre otros actos vandálicos, entre ellos millonarios hurtos de materiales.

Sobre los responsables, Navarro se limitó a remarcar que "ya hay sancionados" y se excusó de identificarlos debido a que se encuentra en marcha una serie de procesos administrativos y penales.

El ministro mostró las fotografías dos días después de asegurar que el sabotaje se ha incrementado en las últimas semanas para así minar las posibilidades de Chávez en las elecciones del 7 de octubre, en las que buscará otra reelección, aunque reconoció que Venezuela "no tiene aún el sistema energético que se merece".

"Nosotros estamos en la capacidad -prosiguió hoy- de garantizar que las elecciones van a ir y van a tener pleno respaldo eléctrico, independientemente de que uno considere que alguien puede estar desesperado porque no levanta en las encuestas", dijo hoy en alusión a Henrique Capriles, el candidato único de la oposición a Chávez.

Para Capriles, agregó Navarro, aunque sin nombrar explícitamente al opositor, "puede ser conveniente que no haya elecciones para después señalar que fue Chávez quien no las hizo".

No obstante, descartó en una rueda de prensa televisada que una eventual suspensión de los comicios pueda obedecer a un fallo energético generalizado.

"Estamos preparándonos porque en efecto puede haber una 'guarimba' eléctrica", dijo en alusión a un sabotaje mayor.

Al igual que lo hizo el miércoles, el ministro repitió que los cortes de energía también obedecen a otras causas debido a que, pese a millonarias inversiones en los últimos años, "aún no tenemos el sistema eléctrico que nos merecemos", sostuvo.

Venezuela aún arrastra los coletazos de la crisis eléctrica originada en febrero de 2010 por una sequía calificada por el Gobierno como la peor en 45 años, y que llevó al Ejecutivo a establecer un racionamiento del servicio, con cortes programados en todo el país, con excepción de Caracas.

El presidente de la estatal Corporación Eléctrica (Corpoelec) y hermano menor del gobernante, Argenis Chávez, llamó en la misma rueda de prensa de hoy a que los integrantes de las organizaciones populares vigilen permanentemente el sistema eléctrico.

Argenis Chávez también dijo que durante los trece años de gestión de su hermano se ha incorporado al sistema nacional una capacidad de generación de 6.461 megavatios, 2.150 de plantas hidroeléctricas potenciadas y otros 4.311 megavatios de generación térmica.

En los 30 años previos a la elección de Chávez en 1998 "solamente se incorporaron 2.572 megavatios hidroeléctricos y 523 térmicos para sumar 3.095 megavatios", detalló.

Hasta el año pasado la demanda de energía eléctrica promediaba los 16.160 megavatios y la capacidad disponible llegaba a 17.922 megavatios, según cifras del Ministerio de Energía Eléctrica.

Solo durante 2011 y lo que va de 2012 el Gobierno de Chávez invirtió en el sector eléctrico el equivalente a 11.000 millones de dólares, remató el titular de Corpoelec.