Un total de 800 municipios del Noreste de Brasil se encuentran en situación de emergencia debido a la sequía, después de que el Gobierno declarara hoy que 25 nuevas ciudades del estado de Paraíba están en esta circunstancia.

La declaración de emergencia de una ciudad obliga a la Secretaría Nacional de Defensa Civil a garantizar el acceso de la población de ese municipio a los programas de ayuda y a otorgarle subsidios a los agricultores que ven afectadas sus cosechas.

El ministro de Integración Nacional, Fernando Bezerra Coelho, analizó la situación esta semana en una reunión con parlamentarios regionales para acordar acciones que minimicen los efectos de la sequía en la zona.

El Gobierno puso a disposición de los municipios una línea de crédito de emergencia por un valor total de mil millones de reales (unos 500 millones de dólares) con intereses subsidiados para que llegue dinero a la economía local.

En el estado de Bahía 2,7 millones de personas han sido afectadas por la falta de lluvias, según la Coordinadora de Defensa Civil de Bahía (Cordec).

La sequía también afecta a municipios de los estados de Ceará y de Río Grande do Norte.

En todas estas regiones los gobiernos locales han debido contratar camiones cisterna para abastecer de agua a las ciudades más afectadas.