La brasileña Ivete Sangalo y los estadounidense Maroon 5 refrescaron la cuarta jornada del Rock in Río de Lisboa antes de la aparición estelar del camaleónico Lenny Kravitz, el cabeza de cartel de hoy.

La enérgica Ivete, una de las musas del Rock in Río luso, reunió de nuevo a una numerosa legión inmigrante procedente de Brasil y a una creciente masa de seguidores portugueses.

Los 17 temas que ofreció en el recital fueron acogidos con entusiasmo. La cantante bahiana y su miscelánea compuesta por rock ligero, ritmos afro-latinos y samba reggae es infalible.

"Brasileiro", una canción de auto-afirmación del carácter y las costumbres del alegre pueblo brasileño, abrió el repertorio que incluyó otros grandes éxitos de la artista.

"Acelera Aé", "Para falar de voce" o "Nao quero dinheiro (só quero amar)", entre otras canciones, precedieron a un epílogo de traca.

"Areré", con su imparable y pegadizo estribillo, aceleró aún más los ánimos de los entregados espectadores para concluir con "Un país tropical", sencillo firmado por el legendario músico carioca George Ben e interpretado por Ivete con su habitual energía.

Los estadounidenses Maroon 5, a punto de lanzar su cuarto álbum de estudio, "Overexposed", encandilaron en su primera actuación en Portugal. La aguda y refinada voz de Adam Noah Levine conquistó al abarrotado Parque Bela Vista, especialmente a las mujeres, a las que dejó varios guiños durante el concierto.

Los dos momentos álgidos de la banda de Los Ángeles se condensaron en la movediza "Moves Like Jagger" y "She Will be loved". El primero, alusivo a las habilidades de Mick Jagger como bailarín, se hizo famoso por la exitosa colaboración con la cantante estadounidense Christina Aguilera.

El segundo puso el broche a la velada de una forma tierna. "Dedicado a todas las mujeres", espetó a los espectadores Levine, quien juró amor eterno e incondicional al público, sobre todo el femenino.

En el comienzo de la velada, los portugueses Expensive Soul ofrecieron un interesante ejercicio de eclecticismo. Raperos de alma, pero cada vez más funk, los chicos de Leca da Palmeira, una ciudad industrial próxima a Oporto, se entregaron sin reservas con temas como "O amor é mágico" o "O dia mais feliz".

La cuarta edición del Rock in Río Lisboa, que se celebra en el gigantesco Parque de Bela Vista, concluye este fin de semana con los consagrados Bruce Springsteen, Stevie Wonder y Brian Adams.