Los votantes irlandeses ratificaron el tratado de la Unión Europea para combatir el déficit en un referendo con el 60,3% de los votos a favor del "Sí", informaron el viernes las autoridades.

Prominentes líderes que se oponen a las medidas de austeridad en Europa admitieron la derrota incluso antes de que fueran escrutados todos los centros de votación.

La aprobación del tratado, anunciada oficialmente, alivia en parte la presión sobre las autoridades financieras de la Unión Europea en sus esfuerzos por contener la crisis de deuda en la zona euro.

Pero los detractores del tratado dijeron que medidas más rigurosas contra el déficit no servirán para estimular el anhelado crecimiento en Irlanda, Portugal y Grecia, países con planes de rescate financiero en marcha, ni impedirían que España e Italia soliciten ayuda económica.

"El sector del 'sí' va a ganar", dijo Joe Higgins, líder del Partido Socialista de Irlanda que se opone al tratado. "La cuestión ahora es de dónde provendrán los empleos y la estabilidad que prometieron, ante el panorama de una crisis capitalista que persiste y se profundiza en Europa. Sus políticas (con el tratado) sólo harán que la situación empeore".

El rechazo del tratado podría haber impedido que Irlanda recibiera nuevos préstamos de la UE una vez que el dinero del rescate financiero de 2010 se acabe el año que viene. También habría causado malestar político en otros miembros de la eurozona, donde también es considerable el malestar contra la austeridad y los rescates bancarios, pero los ciudadanos no necesitan pronunciarse sobre el tratado.

El viceprimer ministro Eamon Gilmore dijo que en el gobierno consideraban que la victoria en el referendo no era sino un alivio. Gilmore afirmó que ahora está determinado a contribuir para que Europa cambie las medidas de austeridad por aciones en favor de la inversión para promover el crecimiento y el empleo.