El desempleo en los 17 países que usan el euro permaneció durante abril en 11%, el mayor nivel desde que esa moneda que reestablecida en 1999, informó el viernes la institución de estadísticas de la Unión Europea.

El elevado índice de desempleo trae más complicaciones a los gobernantes para cambiar la actual tendencia de austeridad por un política de estímulo al crecimiento.

El estancamiento de la economía en la eurozona dejó sin empleo a 17,4 millones de personas entre una población total de 330 millones. España, Portugal y Grecia — que atraviesan por serios problemas con la deuda — padecen los peores indicadores de desempleo.

El organismo estadístico del bloque europeo, Eurostat, indicó que 110.000 personas se quedaron sin trabajo sólo en abril.

En España, azotada por la inflación, el paro se incrementó a 24,3% que es el peor índice en la UE. Ese monto representa un aumento de 0,2% desde marzo y de 3,6% respecto al año pasado. La falta de trabajo entre los jóvenes se disparó a 51,5% que muestra un incremento de 45% sobre el año pasado.

Las cifras, ajustadas a la inflación, fueron anunciadas después de la cumbre que la UE realizó semana pasada. En la cita, los gobernantes — incluido el nuevo presidente de Francia, el socialista Francois Hollande — se pronunciaron por promover la expansión económica y el empleo para compensar el impacto por la duras políticas de austeridad.