La italiana Sara Errani derrotó a la serbia Ana Ivanovic, campeona en 2008 por 1-6, 7-5 y 6-3, para avanzar a los octavos de final de Roland Garros.

En la misma ronda, la estadounidense Sloane Stephens se impuso a la francesa Mathilde Johansson por 6-3 y 6-2, para acabar con la última jugadora gala que quedaba en el cuadro.