Las posibilidades de Ronaldinho de seguir jugando fútbol en Brasil han disminuido significativamente tras su escandalosa salida del popular equipo Flamengo.

Un día después de que Ronaldinho terminó su contrato y demandó al equipo por salarios no pagados, directivos de la mayoría de los equipos en el país dijeron el viernes que no buscarán firmar al ex estrella de Brasil, quien mostró un nivel de juego por debajo de las expectativas y fue criticado por mostrar un comportamiento poco profesional fuera de las canchas.

Ronaldinho, de 32 años, dice que quiere tomarse tiempo libre para cuidar a su madre enferma. Agregó que cuando esté listo para regresar podría buscar un equipo en otro país.