El presidente del opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas, fue suspendido hoy de sus funciones al igual que otros altos cargos del partido inmerso en una crisis interna tras la derrota electoral del 20 de mayo pasado, según informaron fuentes de la organización.

Además de Vargas fueron suspendidos el diputado Rafael Vásquez; el vicepresidente del PRD, Julio Maríñez, y el secretario de organización del partido, Aníbal García Duvergé.

La decisión fue tomada por la Comisión Política de la formación en una reunión que encabeza el excandidato presidencial Hipólito Mejía, y en la que también se decidió la expulsión del diputado Víctor Gómez Casanova, así como de los dirigentes Kalil Haché, Anny Felipe, Ángela Peña, Héctor (Papín) Domínguez y Pascual Valenzuela.

La suspensión de Vargas se mantendrá hasta que cese el año próximo el período para el que fue elegido, según declaró en rueda de prensa el portavoz de Mejía, Andrés Matos.

La reunión de la comisión política del PRD designó al exsenador Andrés Bautista como presidente del partido en lugar de Vargas y convocó para el 7 de junio próximo al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de la organización con el objetivo de que ratifique las medidas adoptadas hoy.

De acuerdo con las informaciones, la suspensión de Vargas no contó con la aprobación de muchos de los miembros de la comisión política del PRD, quienes reclaman la expulsión pura y simple del dirigente, al que llaman "traidor" por su actitud de mantenerse al margen de la campaña electoral que libró Mejía.

Todos los dirigentes expulsados o suspendidos forman parte de la corriente a lo interno del PRD que encabeza Vargas, quien no ha dado declaraciones en torno a los acontecimientos, aunque algunos de sus partidarios, como Julio Maríñez, advirtieron que la reunión de hoy es ilegítima y sus decisiones completamente nulas.

Sectores del PRD que simpatizan con Miguel Vargas han advertido, incluso, que podrían decidir la expulsión del partido del propio Hipólito Mejía y de varios de sus principales colaboradores.

El expresidente Hipólito Mejía perdió las elecciones ante el aspirante oficialista Danilo Medina y de inmediato se proclamó "líder de la oposición", lo que se interpretó como una alusión directa a Vargas, quien nunca se integró a la campaña del candidato de su propio partido.

Fuentes cercanas al PRD han asegurado a medios locales que la división del partido es un hecho y que Mejía luce mejor posicionado que Vargas para quedarse con su dirección.