El Gobierno español lanzó hoy un mensaje de confianza en la "solvencia de España" y pidió a la Unión Europea (UE) que aproveche la crisis actual para reforzar el euro y profundizar la integración, en un intento de contrarrestar el acoso de los mercados y la incertidumbre que pesa sobre la moneda única.

"Somos euro, España es euro" y de la situación actual "se sale haciendo más euro y más Europa", afirmó el ministro español de Hacienda, Cristóbal Montoro, en una conferencia de prensa tras la reunión semanal del Ejecutivo.

Recordó que España ya superó en el pasado otros momentos muy difíciles y sostuvo que ahora "no estamos solos", porque detrás está "un proyecto europeo" y Europa "va a responder como siempre ha respondido cuando un país se comporta leal y fielmente con ese proyecto".

Aseguró asimismo que el país está haciendo las reformas necesarias, "saneando el sector bancario y el público, y eso hará, junto a otras reformas, crecer, crear empleo y salir de la crisis".

Las palabras del responsable español de Hacienda obedecen al deseo que él mismo anunció del Gobierno de "enviar un mensaje de confianza y seguridad" en la solvencia del país en un momento en el que España esta sometida a la desconfianza y presión de los mercados.

El acoso se hizo patente de nuevo hoy con la escalada de la prima de riesgo nacional, que llegó hasta el récord de los 547,9 puntos básicos para cerrar la sesión igual que ayer en 536, con la rentabilidad de la deuda española a diez años en el 6,53 %.

La bolsa de Madrid se resiente también y hoy llegó a perder los 6.000 puntos con una caída del 1,5 por ciento, aunque finalmente recuperó fuerzas para cerrar con un descenso del O,41 por ciento (6.065 puntos).

Las presiones sobre España se recrudecieron esta semana a raíz de la crisis en torno a BFA-Bankia, el cuarto banco del país, que tuvo que ser nacionalizado y que anunció que necesita 19.000 millones de euros de ayuda pública, que se sumarán a los más de 4.000 millones ya inyectados en esta entidad.

Las dudas sobre la viabilidad de ese rescate, sumadas a la incertidumbre política en Grecia, país que celebrará nuevas elecciones el 17 de junio y de cuyos resultados puede depender su permanencia en el euro, castigan a España en los mercados y alientan las versiones sobre la necesidad de un eventual rescate.

Montoro sostuvo hoy que no se producirá ese escenario porque es una opción que no interesa "a los máximos tenedores de la deuda externa española".

La canciller alemana, Angela Merkel, lanzó este jueves un mensaje de respaldo a España al reclamar confianza en las reformas estructurales emprendidas por el gobierno de Mariano Rajoy, tras recibir -dijo- una "difícil herencia".

España se ha comprometido a rebajar el déficit público este año al 5,3 % del PIB desde el 8,9 de 2011, que acabó casi tres puntos por encima del 6 % comprometido por el anterior Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

La Comisión Europea abrió la puerta esta semana a dar un año más (hasta 2014) para que España reduzca el déficit público al 3 % del PIB, objetivo que tendría que cumplir en 2013, según el Pacto de Estabilidad Europeo.

Pero, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, dejó claro que ello conllevaría nuevas condiciones para acometer más reformas.

Para reducir el déficit al 5,3 % este año, el Ejecutivo de Rajoy ha puesto en marcha un programa de duros ajustes que afectan a casi todos los sectores, incluidos los de Sanidad y Educación, lo que ha causado polémica y movilizaciones de los afectados.

Montoro anunció hoy que las comunidades autónomas -que tienen transferidas muchas competencias de gobierno-, causantes de que se disparara el déficit público el año pasado, tuvieron en el primer trimestre de 2012 un déficit cero, ayudadas por las transferencias anticipadas que han recibido del Estado central.

En el mismo período de 2011, las regiones registraron un déficit del 0,75 % del PIB regional. El objetivo de déficit para 2012, al que están obligadas todas las regiones españolas, es del 1,5 %.

Para facilitarles liquidez, el Gobierno español ultima la aprobación de los llamados hispabonos, para lo que creará una entidad específica y temporal que emitirá deuda para financiar a las regiones que lo necesiten y a las que exigirá mayores esfuerzos en sus planes de ajuste.

HASH(0x9c84ea0)

María Luisa González