Estados Unidos quisiera ver "más acción" por parte de Brasil en el esfuerzo de la comunidad internacional para detener la violencia en Siria, dijo hoy el secretario de Estado adjunto para asuntos de prensa, Mike Hammer.

"Queremos ver actividad en el Consejo de Seguridad de la ONU, y queremos que Brasil sea parte de ello", dijo Hammer en una conferencia de prensa en español, en la que pidió "más apoyo" al plan del enviado especial de la ONU para Siria, Kofi Annan.

"Creemos que un país del nivel de Brasil puede tener bastante influencia y queremos que ellos sean parte del esfuerzo de presionar a (el presidente sirio Bachar) al Asad y sus militares", añadió el funcionario estadounidense.

Al contrario que buena parte de sus aliados, Brasil no se pronunció hasta hoy sobre la masacre perpetrada el pasado 25 de mayo en la localidad siria de Hula, donde murieron un centenar de civiles.

Lo hizo al votar, junto a otros 40 países, a favor de una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que pide una investigación "integral, independiente y sin restricciones" de la matanza, y que se aprobó con los votos en contra de China, Rusia y Cuba, y las abstenciones de Ecuador y Uganda.

Hammer confió en que las posiciones de los países "se vayan acercando" en torno a la situación en Siria, ya que "hay un consenso internacional en torno a que la brutalidad de Al Asad tiene que parar".

Brasil se opone a las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Siria por los ataques a civiles y contra Irán por su supuesto programa para desarrollar armas nucleares y considera necesario buscar una salida negociada o acordar sanciones sólo en el marco del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.