El Gobierno de Colombia se esforzará por elevar la seguridad de los periodistas que cubren el conflicto con las FARC sin restringir la libertad de prensa, dijo hoy en Chile el ministro de Defensa de ese país, Juan Carlos Pinzón, tras el secuestro del francés Romeo Langlois.

Langlois, capturado el 28 de abril en el sureño departamento colombiano de Caquetá cuando acompañaba a militares y policías en un operativo antidrogas, fue liberado el miércoles por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) luego de 33 días de cautiverio.

Pinzón se refirió a estos hechos, a preguntas de los periodistas, tras participar en una ceremonia junto a su homólogo chileno, Andrés Allamand, en Santiago, donde se encuentra hoy de visita.

"En Colombia, con esta experiencia reciente, seguramente haremos esfuerzos para elevar la capacidad y la seguridad (de los periodistas), pero de ninguna manera vamos a dar marcha atrás en lo que debe ser la libertad de prensa", declaró Pinzón.

"Eso significa que vamos a preocuparnos por más protocolos, por más estándares, pero de ninguna manera vamos a dar marcha atrás en lo que creemos es importante para la libertad de prensa", subrayó.

Según recalcó Pinzón, Langlois "estaba ejerciendo sus funciones como periodista", y estos, amparados tanto por la libertad de prensa como por el derecho internacional, "pueden ir a cubrir zonas conflictivas para llevar la información y cumplir con su deber profesional".

El ministro consideró además que las FARC "típicamente intentan hacer de toda actividad un show mediático, un espectáculo", y a su juicio eso "fue lo que intentaron hacer" esta vez, pero estimó que la comunidad nacional e internacional y los medios de comunicación conocen ya esa estrategia.

Preguntado por el atentado que sufrió en Bogotá el exministro del Interior Fernando Londoño el pasado 15 de mayo, Pinzón señaló que el fiscal general y "todas las agencias de inteligencia" están volcadas en la investigación para conocer quiénes fueron los autores del ataque.

"Sin duda hemos considerado que empieza a haber indicios. Nunca hemos descartado a la organización terrorista FARC, pero tampoco hasta que no haya pruebas concretas podemos descartar ninguna otra situación", indicó.

Sobre las relaciones con Chile, Pinzón indicó que ambos países mantienen una amplia cooperación, que incluye intercambios en la formación de militares, y una "buena relación" entre las policías para compartir información de inteligencia y aunar esfuerzos contra el narcotráfico.

Por su parte, el ministro chileno de Defensa recordó que ambos países son, junto con México y Perú, miembros de la Alianza del Pacífico, que la próxima semana reunirá a los presidentes de esos cuatro países en una cumbre que se celebrará en el norte de Chile.

Allamand destacó también que Chile y Colombia comparten "una mirada común respecto a cómo abordar los temas del desarrollo" y un "ánimo de cooperar" en los ámbitos político, comercial y de defensa.