Repsol ha pasado a tener los derechos políticos de otro 6 % del capital de YPF, un porcentaje que estaba como garantía de los préstamos con los que el grupo Petersen entró en la compañía argentina.

La multinacional española suma de esta forma un 12 % en el accionariado de la empresa argentina, después de que el Gobierno de Cristina Fernández expropiase a Repsol el 51 % de sus acciones en YPF.

Durante su intervención en la Junta General de Accionistas, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, avanzó hoy que ya se ha notificado el incumplimiento del pago de la deuda contraída por el grupo Pertersen, propiedad de la familia Eskenazi, con la petrolera española y con diversos bancos para alcanzar el 25,46 % de YPF.

Una vez notificado este incumplimiento, añadió Brufau, los derechos políticos de ese 6 % de acciones que existían como garantía del préstamo han pasado a ser de Repsol.

El Gobierno argentino expropió a Repsol el 51 % de las acciones en YPF, con lo que la petrolera, que controlaba un 57 % del capital de la argentina, mantuvo un 6 %. Ahora pasa a controlar el 12 %.

Brufau insistió hoy en su interés en negociar una solución tras la nacionalización de YPF, por lo que ha "extendido la mano" al Gobierno argentino.

Será mejor un acuerdo que tener un pleito largo, reconoció el presidente de Repsol, quien, no obstante, aseguró que seguirá luchando para lograr el máximo valor por su participación en YPF.