El central luso-brasileño del Real Madrid Pepe, recientemente nombrado uno de los cinco capitanes de la selección portuguesa, negó ser un jugador agresivo y aseguró que nunca tiene la intención de lesionar a un adversario.

"En España, todo lo que yo pueda hacer tiene una gran repercusión. Nunca tengo la intención de lesionar a mi adversario", se defendió el defensa merengue en Óbidos (80 kilómetros de Lisboa), donde se prepara con Portugal para la Eurocopa de junio.

Pepe, de 29 años, recordó además que los "jugadores extranjeros en un país que no es el suyo" son siempre criticados.

El hecho de que Portugal esté emparejada en el grupo B "de la muerte" con Alemania, Holanda y Dinamarca, puede ser una ventaja, opinó el futbolista.

"Vamos a correr desde fuera, lo que es bueno porque no tenemos la presión de ganar todos los partidos como tuvimos en otras ocasiones", apuntó.

El defensa del Real Madrid elogió a su colega de equipo Ronaldo y abogó por repartir la responsabilidad de la selección entre todos.

"Él es la imagen, pero no podemos poner toda la responsabilidad en él. Es un jugador más, tiene experiencia, sabe cómo jugar grandes partidos y va a hacerlo de la mejor manera", expuso.

Pepe señaló de que hay que tener "consciencia" de que "Ronaldo solo no puede hacer nada", aunque pronosticó que hará un "gran" campeonato europeo, pues está "muy motivado".

Portugal, quinta en el ránking FIFA, ultima su preparación para la Eurocopa en Óbidos (a 80 kilómetros de Lisboa) antes de partir el próximo lunes a Polonia, donde se pondrá a punto para su debut el 9 de junio ante Alemania en la ciudad ucraniana de Lviv.

Después del discreto empate a cero el pasado sábado ante la selección de Macedonia, 98 del mundo, el conjunto de "las quinas" espera resarcirse este sábado en el estadio Da Luz de la capital portuguesa en un amistoso ante Turquía, trigésimo-tercera.