El Partido Socialismo y Libertad (PSOL), el más activo de la oposición de izquierdas en Brasil, informó hoy que pidió investigar al juez del Supremo Tribunal Federal Gilmar Mendes, quien acusa al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva de intentar manipular a la corte.

La solicitud fue formulada en un documento presentado ante la Procuraduría General, en el que el PSOL considera que "la conducta" de Mendes "genera una nube que debe ser disipada, para mantener y preservar la imagen del Supremo Tribunal Federal".

Mendes, en declaraciones que publicó el último sábado la revista Veja, dijo que el pasado 26 de abril se reunió con Lula y que éste le sugirió tratar de aplazar un juicio sobre un grave escándalo de corrupción ocurrido en 2005, durante su primer mandato, que según la corte se celebrará durante el segundo semestre de este año.

El magistrado también declaró que Lula le insinuó que sabía de sus supuestas relaciones con una mafia del juego ilegal que está siendo investigada por el Congreso y que hasta le dio a entender que podía darle alguna ayuda política en ese caso, a cambio de que el proceso por los escándalos del 2005 fuera postergado.

Lula reaccionó con "indignación" y rechazó de plano la acusación, aunque confirmó la reunión con Mendes y aseguró que en el encuentro también estuvo presente el exministro de Justicia Nelson Jobim, quien al igual que el ex jefe de Estado desmintió en forma categórica al magistrado.

En declaraciones que ofreció este martes, Mendes admitió que al menos en dos ocasiones utilizó para viajes internos aviones que le fueron facilitados por el senador opositor Demóstenes Torres, quien está bajo investigación por sus supuestos vínculos con la mafia del juego.

Según el magistrado, es "normal" y no existe dolo en el hecho de aceptar una invitación de un senador, con el que además mantiene una relación de amistad.

El PSOL, sin embargo, considera que tanto las denuncias hechas contra Lula como los viajes del magistrado deben ser investigados, incluso porque la Policía sospecha que los aviones usados por el senador Torres pertenecen en realidad a la mafia del juego.

"Al contrario de lo que sostiene Mendes, hay sí algo de anormal en el hecho de que un magistrado del Supremo acepte viajar en aviones particulares", afirma el PSOL, para el cual "toda función pública exige absoluta cautela para aceptar cualquier favor y exige también una nítida separación entre lo público y lo privado".

El PSOL también pretende que Mendes aclare por qué, si la reunión con Lula y su supuesta "propuesta indecente" ocurrió el 26 de abril, según confirmaron ambos, demoró un mes en manifestar públicamente su indignación.

"Su decisión de mantenerse en silencio" durante un mes "debe ser investigada y esclarecida", sostiene el partido de izquierdas.

Ante este pedido de investigación formulado ante la Procuraduría, el departamento de prensa del Supremo informó hoy que Mendes ha decidido "no pronunciarse".