El aire en el mundo ha alcanzado lo que los científicos llaman un nuevo hito para el dióxido de carbono, el principal causante del calentamiento global.

Estaciones de monitoreo en todo el Artico han medido en estos meses más de 400 partículas por millón de este gas que atrapa el calor en la atmósfera.

El número no es sorpresivo, ya que se ha incrementado a un ritmo acelerado. Hace años superó la marca de 350 ppm que muchos científicos dicen es el límite máximo de seguridad en el nivel de dióxido de carbono. Ahora está en 395 en el mundo.

Hasta el momento, sólo el Artico ha alcanzado el nivel de 400, pero el resto del mundo llegará ahí pronto.

"El hecho de que esté en 400 es significativo", dijo Jim Butler, director mundial de monitoreo del Laboratorio de Investigación del Sistema de la Tierra en Boulder, Colorado, de la Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera (NOAA, por sus siglas en inglés). "Es sólo un recordatorio para todos de que no hemos solucionado esto y todavía estamos en problemas".

El dióxido de carbono es el principal gas causante del llamado efecto invernadero y permanece en la atmósfera durante 100 años. Parte de ese gas se genera de forma natural, principalmente a partir de las plantas y animales en descomposición. Antes de la era industrial, los niveles eran de alrededor de 275 partículas por millón.

Desde hace más de 60 años, las lecturas han rondado los 300, excepto en zonas urbanas, donde los niveles están sesgados. La quema de combustibles fósiles, como el carbón para generar electricidad y el petróleo para gasolina, ha causado el grueso del incremento artificial del carbono en el aire, según los científicos.

Han pasado al menos 800.000 años — quizá más — desde la última vez que la Tierra tuvo niveles de 400 o más, dicen Butler y otros científicos climáticos.

Hasta ahora.

Las lecturas llegan a los 400 o más en todo el Artico. Han sido registradas en Alaska, Groenlandia, Noruega, Islandia e incluso Mongolia. Pero los niveles cambian con las temporadas y caerán un poco durante el verano, cuando las plantas absorben el dióxido de carbono, según los científicos de la NOAA.

Por tanto, el promedio anual para esas estaciones en el norte probablemente sea menor y por ende el número global.

En el mundo, el nivel promedio del dióxido de carbono es de alrededor de 395 partículas por millón, pero superará la marca de los 400 dentro de pocos años, dijeron los científicos.

El Artico es el indicador líder en cuanto a calentamiento global, tanto en dióxido de carbono en el aire como en efectos, dijo Pieter Tans, científico de la NOAA.

"Esta es la primera ocasión en que el Artico está así de alto", dijo, y consideró que alcanzar los 400 es "deprimente".

"Es un umbral importante", dijo el ecologista Chris Field, de la Institución Carnegie, un científico que ayuda al Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, ganador del premio Nobel. "Es un indicio de que ahora estamos en un mundo diferente".

___

En línea:

Laboratorio de monitoreo global de la NOAA: http://esrl.noaa.gov/gmd/