La Fiscalía General de Colombia se ha quedado sin argumentos para mantener preso al exdiputado Sigifredo López dentro de la investigación que le sigue por el secuestro de once diputados a manos de las FARC y, en consecuencia, debe ponerlo en libertad, dijo hoy su abogado, Alfredo Montenegro.

"Creo que deben dejarlo en libertad mientras siguen investigando", dijo a Efe en Bogotá el jurista Montenegro, quien el pasado martes formalizó ante el organismo investigador una solicitud de puesta en libertad de López que debe ser resuelta este viernes.

López, quien también fue secuestrado por las FARC junto con sus once compañeros diputados, permanece desde el pasado 16 de mayo en un calabozo de la sede central de la Fiscalía General en Bogotá, adonde fue trasladado inmediatamente después de su captura en la ciudad suroccidental de Cali.

López es investigado por haber facilitado, supuestamente, el asalto de abril de 2002 en el que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) secuestraron a doce diputados (legisladores regionales) del departamento del Valle del Cauca, incluido él mismo, hecho éste en el cual los rebeldes asesinaron a un policía.

Los rebeldes simularon ser militares que realizaban una operación antiterrorista en el edificio de la Asamblea del Valle del Cauca, situado en el centro de Cali, la capital regional, y tomaron cautivos a los políticos.

Once de ellos fueron asesinados en junio de 2007 por sus carceleros tras confundir a otros rebeldes que se acercaban a su campamento con militares en una supuesta operación de rescate.

López dijo haber sobrevivido a la matanza por encontrarse castigado en otro lugar de la base de los guerrilleros, que lo habían integrado junto a sus colegas a una relación de políticos, extranjeros y uniformados que las FARC pretendían canjear por medio millar de rebeldes presos en el país y Estados Unidos.

El abogado Montenegro dijo a Efe que las pruebas que se tienen contra el exrehén se han ido desmoronando una a una.

La Fiscalía capturó a López con base en un dictamen de la Dirección de Investigación Criminal (Dijin, de la Policía Nacional) sobre un vídeo decomisado a los rebeldes y que muestra la planeación del secuestro a partir de un plano del edificio de los diputados.

Según los expertos, la parte del perfil del rostro que deja ver el vídeo y la voz del hombre que explica la trama pueden ser de López, pero la Dijin aclaró después que se trataba de un informe "no concluyente", por cuanto dejaba lugar a dudas.

Un examen grafológico a escritos del plano también fue favorable a López y, a pesar de las conclusiones de la Dijin, las partes están pendientes de un cotejo definitivo de voz que la Fiscalía pidió por vía diplomática a la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por su sigla en inglés).

Los testimonios de un rebelde detenido y otro desertor, que se retractó tras haber incriminado a López, también han sido favorables al exrehén, dijo su defensor.

"Si el fiscal del caso analiza las cosas de manera objetiva y ciñéndose al derecho, tiene que darle la libertad a Sigifredo López", insistió el abogado de López, para quien "a la Fiscalía no le queda nada".

El letrado garantizó que el exrehén no se irá del país y que en caso de encontrarse una prueba contundente contra él la Fiscalía podrá ordenar de nuevo que sea capturado.