La Comisión Europea (CE) está a la espera de que el Gobierno español le comunique el plan de reestructuración de Bankia y las opciones que prevé para "reestructurar y si es necesario recapitalizar" la entidad, dijo hoy el portavoz de asuntos económicos y monetarios del Ejecutivo comunitario, Amadeu Altafaj.

En una entrevista en la cadena pública Radio Nacional, Altafaj añadió que la CE autorizará el plan "si cumple todos los requisitos en términos de ayudas públicas".

El portavoz comunitario recordó que "hay mecanismos de rescate", pero "pasan por negociar un programa de rescate de la economía", aunque sea "muy focalizado sobre un sector concreto".

Asimismo, Altafaj insistió en que el actual fondo de rescate europeo no puede recapitalizar la banca española ni de ningún otro país directamente, sin pasar por los gobiernos, como se dijo este miércoles por error.

Lo que sí apuntaba el documento de trabajo de la Comisión conocido ayer era la posibilidad de introducir cambios en este sentido si en el futuro se logra una mayor unión bancaria en la UE, aunque ya avanzó que "es complicado" tomar decisiones ente tantos países.

Según Altafaj, el Gobierno español no debe "resignarse" a un rescate del sector financiero, sino continuar mostrando determinación en acometer las reformas necesarias "si es posible con mecanismos de mercado".

A la pregunta de si el Gobierno español está haciendo las cosas bien, puesto que no logra recuperar la confianza de los mercados, Altafaj consideró que "las cosas se están haciendo y eso es lo primero", ya que aunque había sospechas sobre las debilidades de nuestra banca, no se había actuado hasta ahora.

"Lo primero es conocer el alcance de las debilidades del sistema bancario español y en particular de las cajas, con el objetivo de disipar las dudas y lograr que la banca vuelva al servicio de la economía real, que es lo que necesita España", explicó.

"España tiene un problema y es que sus pequeñas y medianas empresas (pymes) y familias tienen muchas dificultades para acceder al crédito, que es como la gasolina de una economía productiva y no especulativa", que fue la predominante en el pasado y causó unos desequilibrios que ahora estamos pagando, aunque no sólo en España, agregó.

"Nos interesa movilizar la inversión privada, que haya acceso al crédito y que la banca resuelva sus fragilidades para recuperar gradualmente la confianza de los mercados y reactivar la economía", dijo Altafaj.