Aldeanos indonesios encontraron la grabadora de vuelo de un avión ruso de pasajeros que se estrelló en un acantilado en un volcán hace tres semanas, matando a sus 45 ocupantes.

La grabadora pudiera ayudar a los investigadores a determinar por qué el aparato se estrelló el 9 de mayo durante un vuelo de demostración para potenciales compradores.

Daryatmo, jefe de la agencia de búsqueda y rescate de Indonesia, dijo el jueves que la grabadora de datos quedó sepultada cuando una avalancha de lodo bajó de las colinas circundantes tras el desastre del Sukhoi Superjet 100.

Dijo que la grabadora estaba en buenas condiciones cuando los aldeanos la encontraron el miércoles en una quebrada profunda.

El dispositivo grabó datos como la altitud y velocidad del avión. Otra parte de la "caja negra" del avión, el grabador de voces de la cabina, fue recuperada previamente.