Ciudadanos indonesios han encontrado la segunda caja negra, la que contiene el registro de navegación, del avión ruso que se estrelló el 9 de mayo en un volcán de la isla de Java durante un vuelo de demostración y en cuyo accidente murieron los 45 ocupantes, informaron hoy fuentes oficiales.

El director de la Agencia de Búsqueda y Rescate de Indonesia, Daryatmo, declaró a los medios locales que la caja negra se encuentra en buenas condiciones y ayudará a los investigadores a conocer la causa del siniestro porque contiene los datos de la altitud y la velocidad a la que volaba el aparato.

Varios vecinos de pueblos cercanos al lugar del accidente la encontraron en un barranco del volcán Salak, de 2.211 metros y situado en las proximidades de la ciudad de Bogor, a unos 60 kilómetros al sur de Yakarta, según la edición digital del diario Jakarta Globe.

La otra caja negra, la que graba las conversaciones en la cabina del piloto, fue localizada hace dos semanas por un equipo de las fuerzas especiales de Indonesia y los investigadores ya trabajan con las transcripciones.

Los restos del Superjet 100 (SSJ-100) del fabricante ruso Sukhoi, se encontraron en una de las laderas del volcán Salakp

El piloto de la aeronave había solicitado a la torre de control permiso para descender de los 10.000 a los 6.000 pies (de 3.005 a 1.830 metros) y el aparato desapareció del radar cuando se encontraba a una altura de 6.200 pies.

El fabricante ruso estaba realizando una gira de promoción de este modelo por varios países de Asia, que comenzó en Kazajistán y que estaba previsto que terminase a mediados de mayo en Laos y Vietnam.

El Superjet 100, que fue creado para competir con aviones similares del canadiense Bombardier y el brasileño Embraer, cuenta con una capacidad máxima de 95 pasajeros y una autonomía de vuelo de entre 3.000 y 4.500 kilómetros.