A pesar de las bajas importantes y algunas dudas sobre el estado físico de varios jugadores, España se mantuvo fiel al bloque que conquistó el Mundial para el asalto a su tercer título internacional consecutivo: la Eurocopa 2012.

Sin David Villa, máximo goleador de la historia de la selección española, el técnico Vicente del Bosque confió para la delantera en Fernando Torres, quien apenas repuntó en el tramo final de la temporada de la liga Premier con Chelsea, con el que tuvo una pésima campaña luego de ser transferido desde Liverpool.

Un total de 19 de los 23 convocados para defender la corona europea en Polonia y Ucrania formaron parte de la plantilla que dio a España el primer Mundial de su historia en Sudáfrica hace dos años.

Más de la mitad de ellos son de Barcelona y Real Madrid, los clubes punteros del país: siete son azulgranas y cinco, del conjunto blanco.

"Esta temporada ha estado marcada por las lesiones y la fatiga", dijo Del Bosque. "Pero no podemos buscar excusas. Tenemos que enfocarnos en cómo podemos prepararnos mejor en los días previos al torneo, en lo que necesitan los jugadores, el descanso que requieren y cómo podemos asegurarnos de llegar al torneo en la mejor forma".

España, que vuelve a partir como favorita, se clasificó con récord perfecto para la Euro, y ha ganado 33 de sus 36 partidos oficiales desde el triunfo en la Eurocopa de Austria y Suiza hace cuatro años.

"Hemos tenido una grandiosa generación de jugadores", dijo el mediocampista del Barsa Xavi Hernández. "Todo el mundo está al pendiente del equipo y hay cierta presión, pero de la buena".

Sin Villa, a quien Del Bosque calificó como insustituible, Torres se perfila como el delantero titular del equipo a pesar de su temporada irregular. Además, el técnico español llamó al artillero del Athletic de Bilbao Fernando Llorente y Alvaro Negredo (Sevilla), quien dejó fuera de la lista definitiva a Roberto Soldado (Valencia).

La situación de Torres y la baja del "Guaje" Villa ponen más presión sobre el talentoso mediocampo español, que se espera que cargue con la ofensiva cuando la "Roja" debute contra Italia el 10 de junio por el Grupo C.

En este caso, Del Bosque optó por repetir la experiencia mundialista. Pedro Rodríguez, mermado por las lesiones a lo largo del año, se recuperó a tiempo para recibir la llamada del seleccionador.

Junto a él, España contará con los barcelonistas Xavi, Andrés Iniesta, Sergio Busquets y Cesc Fábregas, además del Xabi Alonso (Real Madrid), Jesús Navas (Sevilla) y los volantes Juan Mata y David Silva, que completaron excelentes campañas en Chelsea y Manchester City, respectivamente.

Jóvenes promesas como Iker Muniaín (Bilbao) o Thiago Alcántara (Barcelona) deberán esperar su oportunidad en próximas convocatorias, y se espera que ellos formen la columna vertebral de España en los Juegos Olímpicos de Londres.

En defensa, España no contará con el central Carles Puyol (Barcelona) por una cirugía en la rodilla izquierda. La ausencia de Puyol, la primera en un campeonato importante desde que jugó en el Mundial 2002, significa que Gerard Piqué (Barcelona) y Sergio Ramos (Real Madrid) formen posiblemente como centrales titulares.

La gran sorpresa fue la convocatoria del Juanfran del Atlético de Madrid, Un mediocampista reconvertido a lateral derecho desde la llegada de Diego Simeone, que ha cuajado un gran final de campaña en su club.

Juanfran jamás había disputado un solo partido con la "Roja".

Además, también estarán presentes los madridistas Alvaro Arbeloa y Raúl Albiol, el valencianista Jordi Alba y el bilbaíno Javi Martínez, quien puede jugar de central o mediocampista.

En la portería, Iker Casillas es el titular indiscutible en su sexto campeonato importante. Detrás de él, Víctor Valdes y Pepe Reina están listos para reemplazarlo

Además de aceptar el cartel de favorito, Del Bosque identificó a Holanda, finalista del Mundial pasado y a Alemania, subcampeón de la Eurocopa de 2008, como sus rivales más duros, sin desestimar a Inglaterra, Francia y Portugal.

Pero el ex entrenador del Real Madrid, quien puede ubicarse entre los grandes de todos los tiempos si consigue su primer título europeo en su primer intento, también le recuerda a sus jugadores que primero deben superar la fase de grupos, en la que además de Italia se toparán con Irlanda el 14 de junio y con Croacia cuatro días después.

"No podemos verlos como un grupo fácil. Cada equipo tiene sus propias características", dijo el seleccionador, de 61 años. "Estos tres equipos tienen aptitudes para las que debemos estar preparados".