Sin siquiera haber pateado el balón, Polonia ya tuvo suerte en la Eurocopa.

Los polacos consiguieron evitar en el sorteo a todos los favoritos, con lo cual los coanfitriones obtuvieron una mejor probabilidad de capitalizar su ventaja de jugar en casa y avanzar a los cuartos de final por primera vez en su historia.

"Es nuestra meta superar el grupo y estoy convencido que podemos hacerlo", dice el técnico de Polonia Franciszek Smuda. "Pero no hay que fiarse con este grupo".

Polonia iniciará el torneo enfrentando a Grecia, campeón europeo de 2004, en Varsovia. Posteriormente enfrentará a Rusia y a la República Checa, con lo que esta llave es quizás la más impredecible de las cuatro en el torneo de este año.

"La Eurocopa es una competición especial en el que todos los equipos están sumamente motivados", dijo el goleador ruso Alexander Kerzhakov. "Polonia, que está jugando en casa, será definitivamente el adversario más difícil, aunque los checos y Grecia también son contrincantes duros".

Rumbo a su inesperado título, Grecia ganó en el primer partido de 2004. Y aunque el equipo se clasificó para la Euro de 2008 y la Copa Mundial de 2010, no han tenido grandes resultados. Desde que el portugués Fernando Santos asumió como técnico hace dos años, han perdido sólo uno de 19 partidos.

Las probabilidades de que se repita lo conseguido en 2004 son escasas, en particular con ya sea Holanda, Dinamarca, Alemania o Portugal esperando en los cuartos de final. Pero Grecia quiere regresar a su mejor nivel en Polonia.

"Los griegos tienen una pasión por el fútbol y sé que mis jugadores estarán determinados", dijo Santos. "Tenemos algunos problemas, pero eso no es excusa. No vamos a un día de fiesta".

Los rusos superaron las expectativas hace cuatro años, cuando alcanzaron las semifinales después de derrotar a Holanda en cuartos de final. Aunque perdieron posteriormente con el eventual campeón España, los rusos repiten en esta ocasión con casi el mismo equipo, aunque con un director técnico holandés diferente.

Dick Advocaat relevó a Guus Hiddink tras el fallido intento de clasificarse a la Copa Mundial de 2010. Advocaat se reencuentra con algunos de los jugadores que dirigió en el Zenit de San Petersburgo.

"Yo ya he trabajado (en Rusia) y por supuesto conozco bien a los jugadores", comentó Advocaat. "Simplemente he recurridop a una base de jugadores de CSKA y de Zenit".

Uno de los factores clave para Rusia podría ser el delantero Pavel Pogrebnyak, quien se perdió la Euro 2008 debido a una lesión de rodilla. Pero viene de una buena temporada con el Fulham de la liga Premier inglesa.

"La reacción de todo el mundo es que quedamos en un grupo fácil, pero yo creo que tenemos el grupo más parejo", dijo Pogrebnyak. "Incluso estamos en desventaja porque tenemos a uno de los equipos anfitriones jugando en nuestro grupo. Por eso será muy interesante: avanzar en el grupo no es garantía para nadie".

La República Checa es el equipo con menos probabilidades de éxito, ya que es apenas la sombra del conjunto que alcanzó las semifinales de la Euro 2004 en la que perdió ante Grecia. Sus pilares siguen siendo siendo el arquero de Chelsea Petr Cech y el mediocampista de Arsenal Tomas Rosicky, pero los restantes son jugadores nuevos sin mucho roce a este nivel.

"Se nos puede considerar como el equipo con menos posibilidades en el torneo, ¿pero por qué no intentarlo", dice Rosicky. "Nos dan pocas probabilidades de tener éxito, pero soy uno de los que estará peleando".

Cada equipo tiene sus figuras, pero Polonia cuenta con la ventaja de que tres sus principales jugadores militan juntos en el mismo club: el Borussia Dortmund, campeón de la liga alemana. Robert Lewandowski, Jakub Blaszczykowski y Lukasz Piszczek ayudaron a Dortmund a ganar este año su segundo título consecutivo de la Bundesliga, y ahora están enfocados en hacerlo en casa.

"Somos el motor de nuestro equipo (Dortmund)", señala Lewandowski. "Espero que seamos lo mismo para la selección en la Eurocopa".