Un incendio de más de 77.000 hectáreas, el mayor de la historia de Nuevo México, continuó hoy expandiéndose por ese estado de EE.UU., aunque los expertos comienzan a ver señales de progreso después de dos semanas de actividad.

El incendio, desatado por la combinación de dos fuegos provocados por relámpagos en el Bosque Nacional Gila, prosiguió hoy su rápido despliegue por las colinas llenas de pinos de la región, según informa el diario Los Ángeles Times en su edición digital.

Más de 1.200 personas se encuentran combatiendo el fuego, y han logrado mantener controlados los extremos norte y oeste del parque nacional, pero eso no había impedido, hasta ahora, que la tasa de contención del incendio permaneciera en el cero por ciento.

Hoy, sin embargo, la funcionaria de información sobre incendios del parque, Iris Estes, informó de una tasa de contención del 5 por ciento en el borde norte, lo que las autoridades han interpretado como una señal para el optimismo en la difícil tarea.

El incendio se convirtió el miércoles en el mayor de la historia del estado al superar otro registrado el año pasado, que llegó a ocupar más de 63.000 hectáreas y amenazó la mayor instalación nuclear del país, el Laboratorio Nacional de Los Álamos.

Según los expertos, la combinación de sequía y baja humedad, el cambio climático y los cambios en el uso de la tierra provocará, probablemente, una serie de incendios similares en los estados del oeste de EE.UU. durante esta temporada.