La vice presidenta española Soraya Sáenz de Santamaría dijo el jueves haber discutido con el secretario del Tesoro Timothy Geithner la posibilidad de que los bancos puedan obtener recursos directamente de un fondo europeo de rescate bancarios, sin la intervención de los estados.

Al cuminar su reunión, Sáenz dijo a reporteros que Geithner le expresó que "trabajamos en la misma dirección y que hay que encontrar una solución para los bancos, por cuanto el problema no es España como nación, sino que en un determinado momento nuestro sistema financiero tiene unas necesidades como en otros momentos la han tenido otros estados".

Sáenz defendió las reformas económicas emprendidas por España el mismo día que la Unión Europea le exigía a Madrid un plan creíble para recapitalizar el nacionalizado banco Bankia y evaluar la salud del resto del sector, sobreexpuesto a activos de la construcción devaluados y tóxicos tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

El gobierno anunció el 10 de mayo la nacionalización de Bankia, pero a inicios de semana dijo que requiere de 19.000 millones de euros (23.900 millones de dólares) para inyectarle a esa institución, más del doble de lo estimado inicialmente.

La desconfianza en Bankia y el resto del sector financiero ha encendido todas las alarmas en Europa, que se pregunta si España, cuarta economía de los 17 miembros de la eurozona, será el próximo país rescatado tras Grecia, Irlanda y Portugal.

Sáenz se reunió horas antes con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, cuyo despacho emitió una declaración para negar que España le haya solicitado un rescate financiero.

"Es normal que la vicepresidenta del gobierno de España viaje y comparta con sus homónimos y con otros responsables mundiales los problemas que en este momento aquejan a la economía mundial", dijo Sáenz sobre las expectativas despertadas por su visita a la capital estadounidense.

"Yo tenía el viaje programado desde hace meses, pero creo que esta semana el viaje se ha convertido en una oportunidad para que quienes toman decisiones a distintos niveles puedan conocer los importantes esfuerzos que el pueblo español está haciendo para salir de la crisis", agregó.

El portavoz de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, dijo que España debe aclarar de una vez por todas cómo piensa sanear su banca o, en caso contrario, pedir la ayuda en forma de rescate lo antes posible debido a que la incertidumbre está agitando los mercados internacionales.

La Comisión Europea propuso la víspera la creación de un "consejo bancario" que supervise y en caso de necesidad rescate bancos sin tener que acudir a los gobiernos nacionales. Tendría la autoridad de obligar a los bancos de corregir sus finanzas y contaría además con acceso a fondos para rescate bancario, eliminado la presión a países como España que necesitan dinero en efectivo.

Alemania se resiste a la idea de que un banco central emita fondos para rescatar bancos en Europa, pero algunos expertos estiman que el sistema financiero español requiere una ayuda adicional que podría oscilar entre 60.000 y 160.000 millones de dólares.

España dispone de 5.000 millones de euros (6.200 millones de dólares) en el fondo estatal de rescate creado en 2009 para ayudar a sus bancos. Lo que significa que el Estado debería acudir al mercado para subastar deuda, cuyo costo de financiación actual es prácticamente imposible de asumir.

__

Luis Alonso Lugo está en Twitter como: https://twitter.com/.!/luisalonsolugo