El euro, de la forma que está pensado en las 17 naciones que lo usan, es insostenible, advirtió el jueves el director del Banco Central Europeo a los líderes de la Unión Europea, y dijo que deben actuar con premura y adoptar una visión m más amplia en el futuro para lograr que el bloque supere la presente crisis.

Mario Draghi dijo el jueves que la crisis ha puesto al descubierto lo inadecuado del marco financiero y económico establecido con la creación de la eurozona en 1999.

"Esa configuración que teníamos desde hace 10 años, y que era considerada sostenible, quiero agregar, quizá con un enfoque miope, ha demostrado ser insostenible a no ser que se adopten nuevas medidas", indicó en respuesta a las preguntas formuladas en el Parlamento Europeo.

Draghi dijo que el banco central ha hecho lo que ha podido para combatir dos años y medio de crisis de la deuda soberana mediante la reducción de intereses e inyectar 1 billón de euros (1,2 billones de dólares) en créditos de emergencia en los bancos. Empero, depende ahora de los gobiernos establecer una política para reducir los déficit, adoptar amplias reformas para fomentar el crecimiento y fortalecer las instituciones básicas del euro. El BCE no puede "llenar el vacío ante la pasividad de los gobiernos nacionales" en esas áreas.

Agregó que el próximo paso "es que nuestros dirigentes aclaren cuál es la visión ... cómo será el euro en unos años a partir de ahora. Cuanto antes se aclare esto, mejor que mejor".

En 1989, por ejemplo, el presidente de la Comisión Europea Jacques Delors presentó un informe que describió el rumbo inicial para la creación y adopción del euro una década después y describió los objetivos a alcanzar. "Lo mismo se debería hacer ahora", dijo Draghi.

Comparó la presente situación europea con una persona que intenta cruzar un río en medio de una espesa niebla al mismo tiempo que lucha contra la corriente.

"El o ella continúa luchando pero no ve la otra orilla a través de la niebla. Los que pedimos es que disipen esa niebla", insistió el banquero.

Draghi dijo que el primer paso sería adoptar controles centrales más rígidos sobre los bancos mediante un regulador bancario que podría obligar a las instituciones crediticias a reestructurarse y se haría cargo de su rescate. La Comisión Europea anunció el jueves sus planes de dicha "unión bancaria".