El Colo Colo chileno ha sido sancionado con la disputa de dos partidos a puerta cerrada y otros dos solo ante un público restringido, tras unos incidentes protagonizados por su barra brava el pasado 19 de mayo, en el duelo que los 'albos' disputaron a domicilio ante al Audax Italiano.

El fallo de la primera sala del Tribunal de Disciplina de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (Anfp) empezará a regir en las semifinales del torneo de Apertura.

En esa fase, el rival más probable de los 'albos' es la Universidad de Chile, que en la ida de los cuartos de final ganó por 0-2 al Cobreloa y jugará el choque de vuelta a mediados de junio.

Si el Colo Colo, que tiene cinco días para apelar el fallo, pasa las semifinales, deberá disputar el partido de la final en su estadio sin público.

La sanción contempla además dos partidos adicionales en los que solo podrán acceder al Estadio Monumental los socios y accionistas del club y los abonados del equipo visitante.

Los hechos se remontan al pasado 19 de mayo, cuando hinchas de la Garra Blanca, la barra brava del Colo Colo, hicieron detonar bombas de estruendo durante el partido ante el Audax Italiano en el Estadio Bicentenario de Santiago.

El árbitro suspendió temporalmente el partido y la policía desalojó a los radicales antes de reanudar el encuentro.

El delantero 'albo' Roberto Gutiérrez dijo que la sanción le parece injusta y que este tipo de castigos hacen conveniente que los clubes mantengan vínculos con las barras bravas.

"Si se va a castigar así, es más fácil volver a conversar con la barra, estar todo tranquilo y tener paz con ellos. Así no se van a suspender los partidos y ellos se van a portar bien", dijo Gutiérrez.

"Esto no pasaba antiguamente, cuando el club tenía nexos con la barra estaba todo tranquilo, se cortaron los lazos con la barra y empezaron a suspenderse los partidos", agregó el jugador.

Hace un par de meses, la Universidad de Chile recibió cinco partidos de sanción por un hecho similar en un partido ante el Deportes Iquique.

En esa ocasión el árbitro suspendió el encuentro y el tribunal de disciplina de la Anfp castigó a la U con un partido a puerta cerrada y cuatro más con la única presencia de los socios 'azules' y público del rival.