La ciudad de Cajamarca, en la sierra norte de Perú, amaneció hoy sin tráfico terrestre ni actividades públicas y comerciales debido al paro indefinido convocado por distintas organizaciones en contra del proyecto minero Conga.

Las carreteras de Cajamarca y las que comunican con otras regiones del norte del país amanecieron bloqueadas por los pobladores que apoyan la protesta promovida por el presidente regional, Gregorio Santos, según reportaron los medios locales.

Las clases escolares y la atención en los mercados fueron suspendidas, pero la actividad en el aeropuerto se reanudó hoy en Cajamarca, después de que ayer se suspendiera por varias horas tras el hallazgo de bombas caseras en sus instalaciones.

Varios grupos de manifestantes comenzaron a reunirse en la plaza principal de Cajamarca para marchar por las calles de esa ciudad en rechazo al proyecto de la minera Yanacocha, que proyecta el vaciado de cuatro lagunas para explotar el oro que está en el subsuelo.

A su turno, el ministro peruano del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, dijo en declaraciones a la prensa que el presidente regional de Cajamarca "no quiere ningún proyecto minero en el país".

"Nos guste o no, la minería sigue siendo importante en el crecimiento del país. Es cierto que debemos ir buscando otras formas de desarrollo, pero decirle 'no a la minería' es absolutamente irracional", afirmó Pulgar Vidal.

El Gobierno del presidente peruano, Ollanta Humala, suma una segunda protesta antiminera en la semana, después de que el lunes pasado un grupo de pobladores de la provincia de Espinar, en la región Cuzco, se enfrentara violentamente a la Policía para protestar contra la minera suiza Xstrata, lo cual dejó dos muertos y decenas de heridos.