La selección de fútbol de Bolivia volverá a las eliminatorias suramericanas este sábado ante Chile sin su máxima figura, el atacante Marcelo Martins Moreno, pero con el entrenador Gustavo Quinteros curado de una hepatitis y decidido a conducir el primer triunfo en La Paz, a 3.600 metros de altitud.

El delantero del Gremio brasileño, que anotó dos de los cuatro goles marcados por su país hasta ahora, no podrá alinear ante los de Claudio Borghi debido a la acumulación de tarjetas amarillas y será la más sentida baja de la Verde en ese choque.

Martins Moreno, uno de los 25 jugadores más valiosos de la Liga brasileña, con un valor de 6,2 millones de dólares, volverá a la cancha el 9 de junio cuando Bolivia reciba a Paraguay.

Ante Chile, la carga ofensiva puede recaer en los pies del goleador del Sivasspor turco, Ricardo Pedriel, del jugador del Bolívar Juan Carlos Arce, y de la estrella del San José, Carlos Saucedo, que marcó 17 goles en el pasado torneo Clausura.

Otra baja notable ante Chile será la del capitán Ronald Raldes, zaguero del Colón de Santa Fe argentino, que aún se recupera de una fractura de peroné en la pierna izquierda sufrida en enero pasado en un partido amistoso de su equipo.

Según Quinteros, la capitanía puede pasar al volante del Bolívar Walter Flores o al zaguero del Bahía brasileño Luis Gutiérrez.

El creativo de origen paraguayo Pablo 'Pájaro' Escobar, que con The Strongest ganó este año el bicampeonato nacional, también ejerce un liderazgo natural en los partidos de la Verde.

Otra de las novedades estará en la puerta, pues el titular, Carlos Arias, del Córdoba de la segunda división española, no entró en la lista. Su reemplazo puede ser Daniel Vaca, de The Strongest.

En su última aparición como titular, Vaca, que ha destacado en los entrenamientos, nada pudo hacer para impedir la victoria en octubre pasado por 1-2 de Colombia en La Paz.

Quinteros se reincorporó a la dirección de Bolivia tras sufrir durante tres semanas una hepatitis A, por la que tuvo que internarse y que le provocó una pérdida de siete kilos, aunque afirmó que se siente muy bien y recuperado para dirigir el grupo.

El seleccionador negó que hubiera renunciado y sostuvo que lo único que tiene en mente es ganar los próximos partidos.

No obstante, la 'era Quinteros' ha sido cuestionada varias veces por la prensa por la sequía de triunfos, tanto en partidos amistosos como en los oficiales jugados en la pasada Copa América y en las primeras cuatro jornadas de las eliminatorias sudamericanas.

Bolivia consiguió el 1 de marzo pasado su único triunfo en dos años y medio ante juveniles de Cuba (1-0), tras 19 partidos, quince de ellos bajo la dirección de Quinteros, de empates y derrotas.

La Verde es colista con un punto por el 1-1 obtenido en cancha de Argentina, mientras que cayó en sus visitas a Uruguay (4-2) y a Venezuela (1-0), y en casa ante Colombia (1-2).