El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha asegurado hoy en Estambul que es posible caminar hacia una solución política en Siria y ha instado, una vez más, al presidente de ese país, Bachar al Asad, a poner fin a la violencia contra su pueblo.

"Podemos avanzar para encontrar una solución política en Siria", ha declarado Ban en su discurso inaugural del Foro de participantes de la Alianza de Civilizaciones, que se celebra hoy y mañana en Estambul, con la concurrencia de una decena de jefes de Gobierno.

El dirigente de Naciones Unidas destacó el papel de la organización mundial en la prevención y resolución de conflictos.

"No somos observadores pasivos: nuestro enviado especial para Siria, Kofi Annan, ha expuesto lo que sucede allí", ha recordado Ban Ki-moon, al tiempo que condenaba la masacre de Hula, ocurrida el viernes pasado.

"Pedimos al gobierno sirio que ponga fin a la violencia contra su propio pueblo", ha reiterado el secretario general.

En el mismo contexto, y en lo que parecía una apenas velada advertencia, dijo: "Somos los ojos y oídos de la comunidad internacional, y servimos para que puedan ser llevados a los tribunales quienes cometen crímenes".

Ban Ki-moon participará mañana en la II Conferencia de Estambul para Somalia, que se está celebrando en las mismas fechas que la de la Alianza de Civilizaciones.