"Es divertido que estemos haciendo esto juntas", dijo Dominik García-Lorido al lado de sus compañeras de reparto de "Magic City", Kelly Lynch y Elena Satine, en una entrevista conjunta.

"¡Nuestros personajes son las tres mujeres del programa que no necesitan un hombre!", agregó la hija de Andy García.

Y tiene razón. En la serie dramática de Starz, que se desarrolla en la vibrante Miami Beach de 1959, las otras mujeres fabulosas están casadas: Vera (interpretada por Olga Kurylenko) es la feliz esposa del magnate hotelero Ike Evans (Jeffrey Dean Morgan), mientras que Lily (Jessica Marais) tiene un matrimonio complicado con el jefe de la mafia Ben Diamond (Danny Huston).

Ningún enredo como ese para este trío de mujeres independientes, aunque las diferencias entre ellas son tan marcadas como sus similitudes.

En "Magic City", cuyo final de temporada se transmite el viernes a las 10 p.m. (hora del este en Estados Unidos), Mercedes Lázaro (García-Lorido) trabaja medio tiempo como ama de llaves en Miramar Playa, el lujoso hotel construido por Ike Evans, mientras se prepara para ser aeromoza de Pan Am.

"Cuando escuché por primera vez 'sirvienta cubana' estuve a punto de salir corriendo", dijo García-Lorido, cuyo famoso padre nació en Cuba. "Pero a pesar de que en esa época una chica católica cubana de 21 años probablemente habría estado casada y con hijos, ella está por trabajar para Pan Am y recorrer el mundo".

Hasta que el amor la agarra desprevenida en un romance inesperado con su amigo de infancia e hijo menor de Ike, Danny Evans (interpretado por Christian Cooke). Pero esto no significa que abandona sus sueños de inmediato. En el episodio de esta semana está lista para volar y le modela orgullosa su uniforme de azafata a Danny.

"Tuve un primer amor muy intenso, así que tenía el deseo de contar la historia de Mercedes", reveló García-Lorido, cuyos créditos incluyen las películas "The Last Goodbye" y "City Island".

El personaje de Lynch, Meg Bannock, es la hermana refinada y adinerada de la difunta primera esposa de Ike, cuyos recursos financieros podrían liberarlo de las garras de Ben "the Butcher", su silencioso socio con aspecto malévolo.

"Como tiene una gran riqueza Meg no necesita a un hombre por ningún motivo, a no ser diversión o distracción", dijo Lynch ("Drugstore Cowboy", "Desperate Hours", "The L Word"). "Pero Meg tiene esa necesidad humana, que es la familia" y eso significa que se vuelve a acercar a Ike, el cuñado con el que cortó su relación hace años.

La tercera chica es Judi Silver (Satine), una mujer que ofrece sus servicios de acompañante a un precio muy alto, que suele ser vista en el lujoso bar Atlantis del Miramar Playa y que recientemente se ha visto en peligro por aquellos a quienes acompaña.

"Siempre me atrae interpretar a personas dañadas y lastimadas", dijo Marais. "Sabía que Judi no iba a ser una chica afortunada que es prostituta por diversión. Ella es el alma de la fiesta, pero detrás hay una verdadera oscuridad".

Esa oscuridad incluye la prisión donde está detenida Judi, por sus problemas con la ley y con los mafiosos.

Marais dijo que desde hace tiempo ha estado fascinada, o como dice ella "obsesionada", con el periodo en el que se desarrolla "Magic City".

"Leí la autobiografía de Judith Exner, quien fue la amante del (jefe de la mafia de Chicago) Sam Giancana y de John Kennedy y de Frank Sinatra, y a los tres se les podía ver bebiendo juntos en el Hotel Fontainebleau" (El hotel de la vida real en Miami Beach que inspiró el ficticio Miramar Playa). "Te hace pensar: Miami Beach es donde todo pasó, donde todos, mafiosos, políticos y estrellas de cine, se mezclaban. Y donde se guardaron sus secretos"... hasta que se expusieron a todas luces.

"Esa época del Rat Pack, Lenny Bruce, Sinatra y Dean Martin. ¡Fue tan increíble y tan a la moda! ¡Y tan sexy! Cuando nos ponemos el vestuario y la ropa interior de los 50 me miro al espejo y pienso, 'Esto es mucho mejor que lo que tenemos con el Spanx!'"

"Pero se acabó muy rápido. Fue aplastado por los 60", añadió.

A pesar de esto no parece que el final esté cerca para "Magic City". Con una segunda temporada asegurada, se inspira en los recuerdos del creador de la serie Mitch Glazer (el esposo de Lynch), quien creció en Miami Beach en esa época glamorosa y que en su adolescencia ayudaba a los huéspedes del hotel Deauville de Collins Avenue con sus sillas y sombrillas a cambio de una propina.

"He escuchado estas historias por 23 años", dijo Lynch. "Cuando Mitch y yo empezamos a salir hablábamos de nuestras vidas. Yo crecí en Minnesota y le contaba sobre pescar en el hielo. En cambio él me decía: 'Una vez almorcé con (el legendario mafioso) Meyer Lansky'"

"Yo le contestaba 'Está bien, tú ganas'"

___

En Internet:

http://www.starz.com

___

Frazier Moore está en Twitter como http://www.twitter.com/tvfrazier