La Fiscalía General de Egipto decidió hoy trasladar a un tribunal penal la causa que involucra en un nuevo caso de enriquecimiento ilícito a Alaa y Gamal Mubarak, hijos del expresidente Hosni Mubarak.

Fuentes judiciales informaron a Efe de que el fiscal general, Abdelmeguid Mahmud, adoptó esa decisión para que los dos hijos de Mubarak y siete de sus ayudantes sean juzgados ante una corte penal.

Los nueve están acusados de haber obtenido beneficios de manera ilegal mediante la venta del Banco Nacional Egipcio por unos 2.051 millones de libras egipcias (unos 340 millones de dólares).

Actualmente, Gamal y Alaa se encuentran detenidos en la prisión de Tora, a la afueras de El Cairo, y afrontan un juicio por abuso de poder y enriquecimiento ilícito.

Junto a su padre, están procesados también por su presunta implicación en la matanza de manifestantes durante la revolución que obligó a Mubarak a renunciar al poder, en febrero de 2011.

El fallo de este histórico juicio, en el que también están implicados el exministro egipcio del Interior Habib al Adli y varios de sus ayudantes, está previsto que se conozca el próximo 2 de junio.

Los fondos de Mubarak y su familia están congelados desde el pasado octubre debido a las sospechas de que tienen acumulados unos 340 millones de dólares en cuentas suizas.