El buque británico Fort Rosalie arribó hoy al puerto de La Habana para una visita de seis días que tiene como objetivo afianzar las relaciones bilaterales entre Cuba y Reino Unido y compartir experiencias sobre el enfrentamiento al narcotráfico.

El barco, que permanecerá en la isla hasta el próximo 5 de junio, está a las órdenes del Capitán Martin Gould y viaja con una tripulación civil de 132 personas que "está familiarizada con temas climáticos, de búsqueda, rescate y ayuda al desarrollo", según informó la embajada de la nación europea en La Habana.

Durante su estancia se han programado encuentros con los ministerios de las Fuerzas Armadas y del Interior de Cuba para intercambiar sobre el enfrentamiento al narcotráfico en el Caribe y el desarrollo de las relaciones entre ambos países.

Además, el Fort Rosalie podrá ser visitado por el público en el puerto de La Habana el próximo domingo.

La llegada del buque coincide con las actividades de la Semana Británica prevista del 4 al 10 de junio en la isla para conmemorar el 250 aniversario de la toma de La Habana por los ingleses y en coincidencia con los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres 2012.

El programa de esa jornada incluye espectáculos de teatro, danza, música, cine, exposiciones y hasta una carrera por las calles de La Habana.

El encargado de prensa de la embajada británica, Rhys Patrick, precisó a Efe que las actividades se proponen sobre todo mostrar a los cubanos el país "cosmopolita, creativo, innovador y sostenible" que es el Reino Unido actual.