Luego de un largo  y turbulento camino recorrido por los  candidatos en las internas republicanas, finalmente Mitt Romney será el que enfrente a Obama en las próximas elecciones presidenciales

Mitt Romney se aseguró el martes la nominación republicana para disputar la presidencia tras obtener la victoria en las primarias de Texas. Dijo sentirse honrado y agradecido de ser ahora el candidato que enfrentará al presidente Barack Obama en las elecciones generales de noviembre.

Romney expresó su confianza en sus posibilidades de llegar a la Casa Blanca.

Un conteo de The Associated Press muestra que Romney superó el martes los 1.144 delegados necesarios para obtener la candidatura presidencial de su partido. Los primeros resultados muestran que Romney tuvo una victoria aplastante en Texas al ganar al menos 88 delegados.

En una declaración posterior a su victoria, afirmó que el partido se ha unido detrás de un solo objetivo después de una fase de primarias que lo dividió.

Agregó que está consciente de los retos que tiene por delante, pero agregó que él y la ciudadanía no se conformarán con nada menos que hacer que Estados Unidos sea una nación próspera y llena de puestos de trabajo.

"Estoy honrado porque los estadounidenses en todo el país han dado su apoyo a mi candidatura y siento un gran honor por haber ganado los delegados suficientes para ser el candidato presidencial del Partido Republicano en 2012", dijo Romney en el comunicado.

Se trató de un triunfo a la resistencia de un candidato que se quedó corto hace cuatro años y que tuvo que luchar duro este año, cuando los votantes tuvieron que elegir de entre muchos aspirantes del Partido Republicano.

Romney alcanzó la cumbre del proceso de nominación sobre la base de mensajes constantes de preocupación por la economía de Estados Unidos, una organización de campaña interna que eclipsó a las de sus adversarios republicanos, y una recaudación de fondos que sólo fue superada por su ahora oponente demócrata en las elecciones generales de noviembre, el presidente Barack Obama.

Romney ahora debe convencer a los conservadores que todavía dudan de él mientras persuade a los electores indecisos de que puede hacer un mejor trabajo que Obama para solucionar los problemas económicos del país. En Obama enfrenta a un candidato con buenas bases y un equipo de campaña probado en una elección que estará fuertemente determinada por la economía.

"Son estos indicadores económicos los que sacarán cualquiera cosa bueno o mala que Romney potencialmente obtenga de las elecciones primarias", dijo Josh Putnam, profesor asistente de ciencias políticas en el Davidson College y autor del blog Frontloading HQ.

Romney estuvo el martes en la tarde en un evento de recaudación de fondos en Las Vegas con el empresario Donald Trump, quien ha renovado las insinuaciones de que Obama no nació en Estados Unidos. El aspirante republicano cree que el mandatario nació en el país, pero no ha condenado las repetidas declaraciones de Trump al respecto.

Los republicanos nominarán oficialmente a Romney en agosto en la convención nacional del partido en Tampa, Florida. El aspirante tiene 1.174 delegados.

En Texas ganó al menos 88 delegados y quedan 64 por decidir, según los primeros resultados. Los 152 delegados del estado se otorgan en proporción al voto total.

Los republicanos en Texas también votaron para elegir al candidato que competirá por el lugar que dejará la senadora Kay Bailey Hutchison. El vicegobernador David Dewhurst superaba en los primeros resultados al ex subprocurador Ted Cruz y al alcalde de Dallas, Tom Leppert.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino