Un ex concejal partidario de legalizar el consumo de marihuana derrotó a un congresista demócrata hispano que aspiraba a su noveno mandato, en un distrito fronterizo con México en las elecciones primarias de ese partido.

El representante Silvestre Reyes, elegido por primera vez en 1996 y cuya postulación era considerada segura por los observadores políticos, perdió el martes por un estrecho margen ante Beto O'Rourke en una campaña centrada en El Paso y considerada una de las más negativas por ese cargo federal en este estado.

O'Rourke, de 39 años, no ha desempeñado cargo público alguno salvo la concejalía de El Paso y seguramente saldrá ganador en los comicios de noviembre por pertenecer a un distrito abrumadoramente demócrata. Fustigó a Reyes por ser un acomodado de Washington.

El presidente Barack Obama respaldó a Reyes en las primarias y el ex presidente Bill Clinton acudió a su distrito para hacer campaña a su favor. El congresista pagó anuncios de televisión sobre la detención de O'Rouke por robo y conducir ebrio en la década de 1990.

El votante de El Paso Henry Payan dijo que la campaña de ambos candidatos fue tan negativa estuvo a punto de abstenerse.

O'Rourke respaldó el concepto de legalizar la marihuana para frenar la violencia del narcotráfico en Ciduad Juárez, situada frente a El Paso al otro lado de la frontera. Empero, O'Rourke dijo que de llegar al Congreso no presionará para que sea legalizada.

O'Rourke triunfó por la diferencia más tenue, ganando a Reyes por menos de 3.000 votos cuando han sido contabilizados todos los precintos electorales.

Reyes fue el único congresista que perdió en las primarias.