El técnico italiano Caludio Ranieri dirigirá al Mónaco la próxima temporada con el objetivo de ascender a la Primera división del fútbol francés, informó hoy la entidad del Principado.

A sus 60 años, el extécnico del Fiorentina, el Valencia, el Atlético de Madrid o el Chelsea, entre otros, se ha comprometido por dos temporadas con opción de una suplementaria con el club propiedad del multimillonario ruso Dimitri Rybolovlev, centésima fortuna del mundo.

El objetivo será alcanzar la Primera división, indicó el club en un comunicado, en el que mostró su satisfacción por la marcha del equipo en la segunda parte de la pasada temporada.

De la mano de Marco Simone, el Mónaco acabó octavo de la Segunda división, tras una primera parte de la temporada en la que estuvo cerca del descenso.

Una fuerte inversión en el mercado invernal de fichajes permitió al equipo recuperar el tono y acabar de forma confortable la temporada, aunque lejos de pelear por el ascenso.

Algo que pretende conseguir con la llegada de Rainieri, "considerado como uno de los mejores entrenadores del fútbol europeo" y que "aportará toda la riqueza de su experiencia", señaló el club.

"Estoy convencido de que contribuirá a que el equipo suba un escalón", afirmó Rybolovlev, que adquirió el club siete veces campeón de Francia por un euro simbólico con la promesa de inyectar 100 millones en cuatro años para devolverlo a la elite.

Ranieri, por su parte, consideró "un honor" entrenar "a uno de los más grandes clubes del fútbol europeo, con su pasado glorioso" y se mostró convencido de poder situarlo "en la cumbre del fútbol europeo".

El experimentado técnico italiano recala en el Principado pese a contar con ofertas de Turquía, Inglaterra, Italia y Catar.

Lo hace poco después de haber vivido una de sus experiencias más amargas en un banquillo, seis meses tormentosos en el Inter de Milán que se saldaron con un despido en marzo pasado tras haber sido eliminado de la Liga de Campeones.

Exdefensor, Ranieri debutó en los banquillos en el Fiorentina, con el que ascendió a Primera división y ganó una Copa de Italia.

En 1997 llegó al Valencia, donde pasó dos años con buenos resultados, lo que le permitió saltar al Atlético de Madrid, donde permaneció hasta 2000.

De España pasó a Inglaterra, donde dirigió durante cuatro temporadas al Chelsea, donde vivió la llegada del ruso Roman Abramovic a la presidencia en 2003, hasta su sustitución en 2004 por José Mourinho.

Un rápido retorno a Valencia y Ranieri volvió a Italia de la mano del Parma y, posteriormente, del Juventus de Turín, el Roma y el Inter.