Decenas de adultos y niños protestaron frente a la Corte Nacional de Justicia y entregaron cartas, dibujos y fotos de las zonas contaminadas en sus comunidades a los jueces que deben decidir si acogen un recurso con el que la petrolera Chevron intenta librarse de una sentencia que la obliga a pagar 18.000 millones de dólares daños en la amazonia.

Unos 20 menores llegaron desde las provincias amazónicas de Orellana y Sucumbíos para entregar 120 cartas y dibujos a la presidenta interina de la Corte Nacional.

Uno de los chicos, Brayan Patacón, sollozó al relatar que a causa de la contaminación "la hija de una profesora se murió con cáncer".

Otro de los niños, Néstor Cabrera, expresó que "donde contaminó Chevron vivimos niños, queremos que nos ayuden".

Los jueces de la Corte Nacional deben decidir si aceptan el recurso de casación presentado por Chevron, el cual no tiene posibilidad de cambiar la sentencia, pero sí puede revisar el proceso para verificar si se han violentado derechos de las partes.

El vocero de Chevron, James Craig, dijo a la Ap que "en su desesperación por enriquecerse, los abogados demandantes ahora están recurriendo a la burda manipulación de niños, utilizándolos como escudo para desviar la atención del fraude perpetrado contra Chevron y avanzar su proyecto de extorsión".

Uno de los voceros de los demandantes, Luis Yanza, aseveró que "llevamos 18 años de lucha y hemos ganado una sentencia legítima en Ecuador".

La protesta se produce un día después que los demandantes presentaran en Canadá la primera demanda judicial encaminada a cobrar la millonaria sanción.

El abogado de los demandantes, Pablo Fajardo, explicó que "fuimos a Canadá porque tiene una tradición muy importante en reconocer y respetar sentencias extranjeras y porque Chevron tiene importantes activos en ese país".

Aseveró que la justicia canadiense debe calificar la demanda y cuantificar los activos de Chevron con miras al cobro.

Añadió que "en los próximos días y semanas presentaremos recursos similares en al menos 30 países de América, Africa, Asia y Europa".

En enero de este año una corte ecuatoriana ratificó la sentencia que sancionó a Chevron con el pago de 18.000 millones de dólares por la contaminación vertida en la amazonia entre 1972 y 1990 por Texaco, durante sus operaciones petroleras en el norte del país.

Craig también ha dicho que esa empresa tiene la intención de luchar contra cualquier intento de ejecución de la sentencia "en cualquier parte del mundo" porque argumenta que el juicio y la sentencia están plagados de irregularidades.

Chevron fue involucrada en este caso porque compró Texaco en el 2001 y asumió sus responsabilidades.

El juicio contra Chevron comenzó en 1993, cuando 88 ecuatorianos presentaron ante cortes de Estados Unidos una demanda por daño ambiental, pero rechazaron el proceso por falta de competencia, por lo que en 1994, pasó a la corte de la provincia de Sucumbíos.

__

Gonzalo Solano está en Twitter como https://twitter.com/GESolano