La jefa de la Policía de Nicaragua, Aminta Granera, negó hoy que el crimen organizado haya penetrado las instituciones del Estado, pese a que un magistrado electoral suplente es procesado por supuestos vínculos con una red del narcotráfico internacional.

Granera sí admitió ante los periodistas que el narcotráfico "lucha" todos los días para infiltrar los poderes del Estado nicaragüense.

"No diría que (el crimen organizado) ha penetrado las instituciones de Nicaragua, lo que se ha dado son casos aislados", declaró.

El magistrado electoral suplente Julio César Osuna fue arrestado, destituido de su cargo y es procesado por facilitar documentos de identidad a extranjeros miembros de una red de narcotraficantes liderada por el costarricense Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo".

"El Palidejo" es el supuesto autor intelectual de un atentado que costó la vida al trovador argentino Facundo Cabral, en julio pasado en Guatemala.

La Fiscalía de Nicaragua acusa a la red dirigida por "El Palidejo" y a la que ligan a Osuna por los delitos de narcotráfico, crimen organizado y lavado de dinero.

"Yo no diría que (los narcotraficantes) están invadiendo las instituciones, pero el crimen organizado va a seguir luchando y es una lucha permanente de todos los días por penetrar una base social, por penetrar las instituciones", reconoció hoy Granera.

La jefa policial agregó que los demás magistrados del Consejo Supremo Electoral, quienes han negado cualquier vínculo con la red criminal, han colaborado con las investigaciones, en las que "no descartamos nada".

Alertó, sin embargo, que si el Estado nicaragüense no combate ni "toma las medidas necesarias" contra el narcotráfico internacional, "podría abrirse una puerta para que se corrompa la institución" pública.

La acusación de la Fiscalía contra la red de "El Palidejo" incluye a 21 personas, entre ellas Osuna y Karla Fariña, hermana de Henry Fariña, procesado en Nicaragua por narcotráfico y promotor de espectáculos y supuesto blanco del ataque en el que murió Cabral.

En el caso también están vinculados los colombianos Javier Darío Euscategui y Gonzalo Rugeles Pérez, capturados en el norte de Nicaragua y señalados de robar una avioneta privada en el aeropuerto internacional Eldorado, en Bogotá, el 18 de marzo pasado.

Granera explicó que Nicaragua comenzó el proceso para deportar a Darío Euscategui y Rugeles Pérez, a petición de Colombia.