Oficiales de policía noruegos declararon que están seguros de que el asesino en serie Anders Behring Breivik actuó por su cuenta en los ataques terroristas del año pasado en los que murieron 77 personas.

Tres oficiales le dijeron a la corte el miércoles que no encontraron ninguna prueba de que exista algún cómplice de los planes de Breivik o de que alguien le haya ayudado en modo alguno a ejecutar el atentado con bomba del 22 de julio en el centro de Oslo o la masacre posterior en un campamento juvenil en una isla.

El jefe investigador Kenneth Wilberg dijo que la policía estaba segura de sus conclusiones y que no encontraron ninguna evidencia de una red de ultraderecha llamada los Caballeros Templarios que pretenda expulsar a los musulmanes de Europa. Breivik había afirmado que pertenecía a esa supuesta red.